Volver al inicio     
El tramo aragonés del Camino de Santiago (Camino Francés)

"Son cuatro los caminos a Santiago que en Puente la Reina, ya en tierras de España, se reúnen en uno solo. Va uno por Saint-Gilles, Montpellier, Toulouse y el Somport; pasa otro por Santa María del Puy, Santa Fe de Conques y San Pedro de Moissac; un tercero se dirige allí por Santa Magdalena de Vézelay, por San Leonardo de Limoges y por la ciudad de Périgueux; marcha el último por San Martín de Tours, San Hilario de Poitiers, San Juan d'Angely, San Eutropio de Saintes y Burdeos. El que va por Santa Fe y el de San Leonardo y el de San Martín se reunen en Ostabat y, pasado Port de Cize, en Puente la Reina se unen al camino que atraviesa el Somport y desde allí forman un solo camino hasta Santiago".

Así comienza el capítulo I del libro V del Liber Sancti Jacobi (Codex Calistinus), compilación hecha en el siglo XII por el Papa Calixto II de diferentes textos relacionados con el Apóstol Santiago y la peregrinación a su sepulcro en Compostela, en el que el paso de Somport, inicio del tramo aragonés del Camino de Santiago, tiene una especial relevancia y protagonismo, lo que supondría en aquel momento a medida que se difundiera este texto, una afluencia mayor de peregrinos por él.

El libro V, que en realidad es una guía de peregrinos, varios historiadores lo han atribuido a un clérigo francés, Americo Picaud, y está orientado principalmente a peregrinos franceses o de otros lugares de Europa que atravesando Francia llegan a los Pirineos en su camino a Santiago.

El capítulo II describe las jornadas del Camino y comienza diciendo que "desde el Somport hasta Puente la Reina hay tres jornadas breves. La primera es desde Borce, que es lugar situado al pie del Somport contra Gascuña, hasta Jaca. La segunda es desde Jaca hasta Monreal. La tercera desde Monreal a Puente la Reina".

En el capítulo III, que trata de los nombres de los pueblos del Camino, se dice que "desde el Somport hasta Puente la Reina se encuentran en la vía jacobea los siguientes pueblos. Primero está Borce, al pie de la montaña en la parte de Gascuña; luego, pasada la cumbre del monte, el Hospital de Santa Cristina; después está Canfranc; más tarde Jaca; luego Osturit; después Tiermas, en donde se hallan los baños reales que fluyen calientes; luego Monreal; por fin está Puente la Reina".

Y es en el capítulo IV donde se hace referencia a los tres grandes hospitales de la cristiandad: "el Señor instituyó en este mundo tres columnas muy necesarias para el sostenimiento de sus pobres, a saber: el hospital de Jerusalén, el de Mont-Joux y el de Santa Cristina, que está en el Somport. Estos tres hospitales están colocados en sitios necesarios; son los lugares santos, casas de Dios, reparación de los santos peregrinos, descanso de los necesitados, consuelo de los enfermos, salvación de los muertos, auxilio de los vivos. Así pues, quien quiera que haya edificado estos lugares sacrosantos poseerá sin duda alguna el reino de Dios".

Estas son las primeras referencias históricas que se conocen sobre el trazado de un camino de peregrinos a Santiago por territorio aragonés y que lógicamente coincidiría con la ruta comercial que, pasando por el Somport, uniría Aragón y Bearne y que desde Jaca, por Puente la Reina (antigua Osturit), siguiendo la Canal de la Berdún llegaría hasta Puente la Reina de Navarra.

El camino de Santiago El camino de Santiago Aragonés
                                1_El camino de Santiago                                                                                      2_El camino de Santiago Aragonés

Por otra parte esta ruta, que se debió consolidar a partir del siglo XI, probablemente coincidiría con una vía romana secundaria que a su vez pudo sustituir, por la menor altitud de puerto de Somport, a la de mayor importancia que atravesaba los Pirineos por el puerto de Palo uniendo Zaragoza con Verán.

Podemos, en base a datos estrictamente históricos, establecer la configuración del tramo aragonés del Camino de Santiago (Camino Francés) partiendo del paso de Somport y siguiendo el curso del río Aragón hasta Jaca y desde allí bifurcándose en dos sendas que seguían las dos orillas del río hasta Osturit, localidad desaparecida y cuyo emplazamiento estaría próximo a la actual Puente la Reina, aunque el de la orilla izquierda parece que fue el más transitado y adquirió la categoría de Camino Real de Jaca a Pamplona. En esta localidad se podría seguir por la orilla derecha, ramal norte, hasta Tiermas y por la orilla la izquierda, ramal sur hacia Artieda, conectándose ambos a la altura de Tiermas mediante un puente, hoy bajo las aguas del embalse de Yesa, y continuando por Sangüesa y Monreal hasta Puente la Reina donde confluiría con la ruta de Roncesvalles para formar ya una sola.

Resulta curioso que en la descripción del itinerario jacobeo de Americo Picaud no se le dé al paso de Roncesvalles, de menor altitud y mayor facilidad de acceso, el mismo protagonismo que al de Somport, aunque, con el paso del tiempo, se ha consolidado como el más utilizado por los peregrinos, a partir quizá del siglo XIV.

Posiblemente la razón para que en ese momento se potenciara el paso de peregrinos por la ruta de Somport sería, por una parte, la existencia del Hospital de Santa Cristina, al que como hemos visto Americo Picaud da una gran importancia y por otro el culto a las reliquias, tan extendido y arraigado entre los peregrinos, que en territorio aragonés encontrarían el cuerpo de san Indalecio, compañero de Santiago en su predicación por tierras hispánicas, perteneciente al monasterio de San Juan de la Peña, para acceder al cual deberían apartarse de la ruta jacobea, y el Santo Grial, cáliz que la tradición identifica con el utilizado por Jesucristo en la Última Cena y que estuvo depositado en el mismo monasterio hasta el siglo XIV.

Los peregrinos centroeuropeos o italianos es probable que se reunieran en Arles para continuar por Toulouse (de ahí en nombre de Vía Tolosana de esta ruta) hasta llegar a Olorón desde donde podían dirigirse a Roncesvalles o a Somport.

Pero no debe pensarse que la ruta descrita por Americo Picaud era la única que seguían los peregrinos por territorio aragonés hacia Santiago, ya que está documentada en el siglo XI, la existencia de peregrinos provenientes de las zonas orientales de la península y del sur de Italia, que atravesando incluso territorios aún bajo el dominio musulmán, se dirigían a Santiago por rutas que hoy desconocemos y que pasando probablemente por Zaragoza, y siguiendo el curso del Ebro, llegarían hasta Tudela para alcanzar después Najera e integrarse en el Camino Francés.

Al hablar del Camino de Santiago no debe pensarse que se trata de una ruta abierta para la peregrinación a Compostela sino que debe pensarse que los peregrinos caminan, como es lógico, por las rutas comerciales establecidas, junto con el transporte de mercancías y tropas, eligiendo, eso sí, las de mejores condiciones de tránsito y más seguras; condiciones a las que se añaden la importancia y capacidad de acogida de las localidades que las configuran y sobre todo los hitos de carácter religioso, como templos, ermitas o monasterios poseedores de reliquias y cuerpos de santos, así como hospitales y lugares de atención a los necesitados.

A medida que se consolidan rutas de peregrinación y se incrementa el número de peregrinos, se ha llegado a hablar de una afluencia en torno a 400.000 peregrinos al año en los siglos de mayor auge, se construyen edificios con capacidad para acogerles y prestarles las atenciones necesarias, no sólo de alimentación y albergue, sino para atender a sus enfermedades y darles incluso sepultura.

Como ya hemos visto el más importante de estos hospitales para peregrinos a Santiago es de Santa Cristina de Somport, cuyo origen hasta ahora es desconocido pero cuya existencia fue posiblemente la razón más poderosa para que los peregrinos eligieran el paso de Somport al atravesar los Pirineos en su viaje a Santiago.

El documento más antiguo conocido hasta ahora en que se hace mención a Santa Cristina es de los primeros años del siglo XII y se refiere a una donación de rentas al Hospital por el rey de Aragón Pedro I, estando documentadas también las importantes donaciones de los vizcondes de Bearne, Gastón y Telesa, y la protección que siempre le dedicaron. De tal naturaleza, y tan abundantes, fueron los recursos de que disponía el Hospital y por tanto su capacidad de acogida y de atención a los peregrinos que es explicable la trascendencia que llegó a tener en el ámbito de la cristiandad medieval. Prestigio y utilidad mantenido hasta el siglo XIV en que, como consecuencia de las disputas entre los miembros de la comunidad religiosa que lo regentaba y la dispersión y reducción de las rentas concedidas, comienza su decadencia y por consiguiente la elección de los peregrinos de otras rutas, desplazándose el paso más concurrido por los Pirineos a Roncesvalles.

Ruinas del Hospital de Santa Cristina de Somport.
                                                                                 3_Ruinas del Hospital de Santa Cristina de Somport.

Desde entonces el conjunto se fue degradando hasta que en la Guerra de Sucesión fue incendiado por soldados a favor del pretendiente austriaco, aunque más tarde una comunidad religiosa construyó sobre sus ruinas un nuevo albergue a finales del siglo XVIII, posiblemente destruido en alguna de las batallas del siglo entre españoles y franceses.

Como es lógico con el paso del tiempo la ruta Somport- Jaca- Pamplona fue adaptándose a las necesidades que el transporte de mercancías requería, tanto en su trazado como en el carácter de la vía, pasando a ser de una ruta en la que el transporte se hacía sobre caballerías a ser una vía de carruajes, con la necesaria modificación de su curso. Estas modificaciones de lo que ya era considerado como Camino Real sería también modificada en siglos posteriores según los nuevos vehículos que la transitaban, alejándose de primitivos trazados, hasta convertirse en la actual carretera que, para su construcción en el siglo XIX destruyó algunos tramos del trazado histórico tanto entre Somport y Puente la Reina como en los ramales norte y sur a partir de esa localidad, que en lo correspondiente al ramal norte quedó totalmente desarticulado, a lo que se añadió la construcción del embalse de Yesa y en lo correspondiente al ramal sur la concentración parcelaria supuso también su desarticulación.

Existen noticias del paso de peregrinos aún durante el siglo XVII pero la pérdida de importancia de la peregrinación a Santiago, el abandono del paso de Somport por el de Roncesvalles, y la práctica desaparición de las sendas para caminantes supusieron la desestimación de los escasos peregrinos que aún transitaban hacia Santiago del ramal aragonés.

4_Vista de aérea del Camino de Santiago a su paso por Castiello de Jaca.
                                                 4_Vista de aérea del Camino de Santiago a su paso por Castiello de Jaca

En los años sesenta del último siglo desde el Ministerio de Información y Turismo se lanza una campaña para difundir el Camino de Santiago a amplios sectores de la sociedad y promover su recuperación, tanto como reclamo turístico de los lugares históricos que une, como revitalización de su tradicional carácter religioso. Consecuencia de ese interés es el Decreto de 5 de septiembre de 1962 por el que se declara Conjunto Histórico-Artístico al Camino de Santiago, denominado Camino Francés, comprendiéndose en la declaración tanto los lugares, edificios y parajes conocidos y determinados en aquel momento, como aquellos que más adelante se fijasen y delimitasen. Y para proceder a una delimitación lo más completa posible de ese Conjunto, y ejercer la vigilancia sobre el mismo y realizar cuantas funciones fueran necesarias para su conservación, desarrollo y administración, se previó la constitución de un Patronato Nacional presidido por el Ministro de Educación.

En esa declaración no se documentó gráficamente el trazado de la ruta y tan sólo se especificaron algunos de los núcleos urbanos importantes por su tradición jacobea o aparecer en el Codice Calixtino, quedando como Camino de Santiago protegido una ruta ideal que unía estos núcleos.

Durante los años posteriores no existieron más que algunas actuaciones puntuales, en algunas zonas tradicionalmente jacobeas, destinadas a la promoción y protección del Camino, como fue el caso de Navarra, que siempre mantuvo un especial interés en atender a los peregrinos.

Constituidos los gobiernos de las diferentes comunidades autónomas se creo el Consejo Jacobeo en el que están representadas todas las administraciones autonómicas por las que discurre el Camino Francés y el denominado Camino del Norte, y la administración central con el fin de coordinar sus actuaciones para la recuperación y puesta en valor de la ruta jacobea. En 1987 el Consejo encargó a su Consejo Coordinador para la recuperación y revitalización del Camino de Santiago, que se creara una Comisión Técnica, con representantes de todas las Comunidades Autónomas que constituían el Consejo, para estudiar el diseño de una senda con posibles connotaciones históricas, de forma que sin solución de continuidad pudiera ser practicable para el caminante desde los pasos de Somport, Roncesvalles o Irún hasta Santiago de Compostela. Esta decisión obedecía a que las Comunidades Autónomas estaban tomando conciencia de la importancia del Camino de Santiago como dinamizador turístico de sus respectivos territorios, sin que hubiera unas rutas definidas territorialmente en relación con su declaración de Conjunto Histórico-Artístico y por tanto existía el peligro de que la ruta establecida por una Comunidad Autónoma no encontrara continuidad en la contigua.

El Gobierno de Aragón encargó el estudio y delimitación del tramo aragonés del Camino al investigador Jean Passini, que en aquel momento estaba realizando una investigación del trazado completo del Camino y que más tarde fue contratado por el Ministerio de Obras Públicas para la ejecución de ese trabajo y su posterior publicación.

Realizados los estudios de campo en colaboración con los servicios técnicos del departamento de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón, con los resultados obtenidos se pudo delimitar una senda siguiendo el criterio de definir un trayecto que, siguiendo en lo posible los trazos hallados de antiguos caminos históricos, se completara reponiendo los desaparecidos por otros nuevos, de forma que todo el trayecto tuviera continuidad y fuera practicable desde Somport a Undués de Lerda, límite del territorio aragonés y navarro, y siempre referido al ramal sur ya que el norte, aunque fue estudiado, se consideraba impracticable por haber sido invadido en parte por el embalse de Yesa y la construcción de la carretera.

Mientras tanto el 23 de octubre de 1987 el Consejo de Europa declaraba al Camino de Santiago Primer Itinerario Cultural Europeo, y el Consejo Coordinador para la recuperación y revitalización del Camino de Santiago, en sesión celebrada el 24 de noviembre de 1987, acordó aceptar el trazado de Camino de Santiago a su paso por cada una de las Comunidades Autónomas integrantes del Consejo Jacobeo según la delimitación redactada por la Comisión Técnica una vez estudiadas y analizadas las propuestas de los miembros de la Comisión.

El Gobierno de Aragón, por Decreto de 24 de mayo de 1988, y por recomendación del Consejo Coordinador del Consejo Jacobeo, a todas las Comunidades Autónomas, creó la Comisión Técnica de Coordinación para la recuperación y rehabilitación del Camino de Santiago en Aragón en la que estaban representados diferentes Departamentos del Gobierno con el fin de coordinar todas las actividades para la recuperación del tramo aragonés del Camino de Santiago.

Con el fin de hacer practicable la senda aprobada por el Consejo Coordinador el Gobierno de Aragón acomete los trabajos necesarios que no sólo están centrados en el acondicionamiento de la senda sino también en la reparación de algunos puentes y construcción de pasarelas, rehabilitación de ermitas y de edificios para instalar albergues de peregrinos. Esta ruta definida es incluida también en la red de senderos de largo recorrido como GR-11 (Camino de Santiago).

Este trabajo de recuperación de la senda histórica se complementa con la edición de una Guía para el caminante y de diferentes libros relacionados con el Camino como El desarrollo urbano de las ciudades de Navarra y Aragón en la Edad Media, de José María Lacarra, Aragón. Los núcleos urbanos del Camino de Santiago, de Jean Passini, Aragón, El Camino a Santiago, Patrimonio Edificado, de Jean Passini, y más tarde Los Caminos de Santiago en Aragón, de obra inconclusa de Antonio Urbieta Arteta, revisada por las profesoras Cabanes Pecourt y Falcón Pérez y Aragón, puerta de Europa. Los aragoneses y el Camino de Santiago en la Edad Media, de Teresa Iranzo, Carlos Laliena, Ángel Sesma y Juan Utrilla.

Por el Decreto-Ley 3/1992, de 22 de mayo, se declara el recrecimiento del pantano de Yesa, obra de infraestructura hidráulica de interés general y por Resolución de 26 de abril de 1993, de la Dirección General de Patrimonio Cultural, del Gobierno de Aragón, se incoa expediente para la identificación, delimitación física y del entorno afectado por el Camino de Santiago en el territorio aragonés, para el trazado aceptado por el Consejo Coordinador del Consejo Jacobeo, el 24 de noviembre de 1987.

Por otra parte la UNESCO, en la 17ª reunión del Comité del Patrimonio Mundial celebrada en Cartagena de Indias, del 6 al 11 de diciembre de 1993, y en aplicación de la Convención sobre la protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, acordó inscribir el Camino de Santiago en la lista del Patrimonio de la Humanidad, reconociendo así su valor universal y excepcional.

Pero resultó sorprendente que en el informe de recomendación para que se realizara esta inscripción del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, de octubre de 1993, en el apartado Descripción, del informe, se aventurara que "la traza exacta del Camino de Santiago es perfectamente conocida y que en gran parte se ha conservado intacta hasta ahora. Estimándose que sólo el 10% del Camino original ha sido destruido y que otro 10% se encuentra bajo la carretera actual". Sin aportar documentación que apoye esta afirmación basa la autenticidad de la traza del Camino en los testimonios y la tradición, garantizando así que la traza recogida en el dossier es totalmente auténtica. Más adelante llega a afirmar que el Camino se caracteriza por un grado excepcional de integridad y un altísimo nivel de autenticidad. Pero sin embargo en las recomendaciones propiamente dichas, que son las recogidas en la Inscripción, no se hace ninguna referencia a la traza expresando tan sólo que el Camino de Santiago conserva su integridad en razón de los edificios seculares y religiosos, ciudades y pueblos, grandes y pequeños, y estructuras de ingeniería civil.

Por Real decreto 1664/1998, de 24 de julio, se incluye el recrecimiento de Yesa en el plan Hidrológico de la cuenca del Ebro.

Por Resolución de 30 de marzo de 1999, de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, se formula declaración de impacto ambiental sobre el proyecto de recrecimiento del embalse de Yesa de la Dirección General de obras Hidráulicas y Calidad de las Aguas, en la que como Anexo V se recoge el informe de 11 de marzo de 1999 del Consejero de Educación y Cultura del Gobierno de Aragón, considerando correctas las reposiciones de los tramos del Camino afectados por el recrecimiento del embalse de Yesa, en relación con el trazado de 1993, así como el traslado de elementos afectados.

En vigor ya la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés, y como consecuencia del hallazgo y posterior estudio de documentación gráfica e histórica desconocida hasta el momento sobre el tramo aragonés del Camino de Santiago, la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón modificó, mediante Resolución de 25 de junio de 2001, la delimitación provisional del tramo aragonés de 1993; en la que no se incluía el ramal norte por estar aún en fase de estudio, y se recogían las modificaciones al trazado de 1993 derivadas del recrecimiento del embalse de Yesa.

Nuevos estudios, hallazgos documentales, que descubren la existencia y ubicación de puentes, hospitales, iglesias y ermitas, y cartográficos, planos del siglo XIX en los que aparece con gran precisión la traza del Camino de Santiago coincidiendo en cierta forma con los caminos reales, y por otra parte la finalización de la definición del ramal norte, y también valoradas las alegaciones presentadas a la anterior resolución, fue modificada la delimitación de 25 de junio de 2001, por Resolución de la Dirección General de Patrimonio Cultural, de 23 de septiembre de 2002, en la que se definían tanto el ramal norte como el sur pero no en su totalidad ya que la delimitación total del ramal sur estaba condicionada por el establecimiento definitivo de la cota máxima del embalse de Yesa y la delimitación total del ramal norte estaba condicionada por la construcción de la autovía Pamplona-Jaca, y pendiente de su influencia en el trazado del Camino,quedando definido por tanto el ramal sur hasta la localidad de Artieda y el ramal norte hasta Berdún.

5_Paso del Somport antes de la intervención
                                                                                          5_Paso del Somport antes de la intervención

El Gobierno de Aragón con el fin de restaurar y poner en valor la senda definida y delimitada como definitiva encarga un proyecto técnico al estudio E.T.T. S.A. Equipo de Técnicos en Transporte y Territorio. Simultáneamente a la agencia de diseño Versus el estudio de una nueva señalización y al arqueólogo José Luís Ona el estudio de las ruinas del Hospital de Santa Cristina de Somport y la dirección de las excavaciones arqueológicas de este yacimiento que se vienen realizando sin solución de continuidad desde 2005. Estos trabajos arqueológicos están permitiendo desvelar las estructuras del conjunto de edificaciones que lo formaban y conocer su distribución. Fundamental para el estudio del Hospital ha sido el descubrimiento de la iglesia y cripta, así como los cementerios donde se han encontrado diferentes elementos históricos, desde monedas a piezas de ajuar, incluso pequeños amuletos o figuras de Santiago, realizadas en azabache que a la vuelta de Compostela llevaban los peregrinos.

Para llevar a cabo los trabajos contemplados proyecto redactado por el estudio E.T.T, el 4 de diciembre de 2007 el Ministerio de Fomento y el Gobierno de Aragón suscribieron un Convenio de Colaboración para la restauración, recuperación y acondicionamiento, según el., del Camino de Santiago en Aragón por un importe de 2.537.009,40 euros correspondiendo a cada una de las dos instituciones una aportación del 50% del presupuesto.

En el proyecto se contemplan todas las intervenciones a realizar en el tramo aragonés, ramal sur, del Camino de Santiago desde el paso del Somport hasta el límite de la Comunidad aragonesa, Proyecto que fue informado favorablemente por la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural y aprobado por la Dirección General de Patrimonio Cultural.

Tras el preceptivo concurso público los trabajos fueron adjudicados a la U.T.E. Ibersilva S.A.U. y Hormigones Grañén S.L. por un importe de 2.537.009,40 euros. Firmándose el contrato el 18 de noviembre de 2008.

6_Descubrimiento del estribo del puente de Castiello de Jaca
                               6_Descubrimiento del estribo del puente de Castiello de Jaca

La filosofía que desde la Dirección General de Patrimonio Cultural se traslado a los redactores del proyecto para orientar la naturaleza de las intervenciones en el Camino por una parte era la de concebirlo como un yacimiento arqueológico lineal que requería la presencia permanente de un arqueólogo para realizar prospecciones arqueológicas en todo el tramo y excavaciones arqueológicas cuando se estimara necesario y por otra definir la senda pero manteniendo su carácter de tal y teniendo en cuenta que se habilitaba fundamentalmente para caminantes. Estas prospecciones permitieron identificar elementos del antiguo Camino, estructuras de edificios, puentes, muros de contención de tierras e incluso calzadas

7_Senda desbrozada 8_Muros consolidados  
7_Senda desbrozada                         8_Muros consolidados
 

La realización de las prospecciones como primera fase de los trabajos de recuperación fue simultánea a la realización de los trabajos de desbroce, apertura y limpieza de la senda en toda su longitud, llevando aparejados los trabajos de escarificación, extendido de tierras, nivelación y compactación en algunos tramos del Camino que de una forma u otra han supuesto 21.000 m2 de actuación y 3.800 m3 de movimiento de tierras.

Se consolidaron todos los restos de muros perimetrales o de contención de tierras hallados tanto si se encontraban incrustados en terraplenes como si se hallaban exentos, suponiendo una actuaciónde 14.000 ml.

 

 

  9_Barandillas de protección 10_Reconstrucción de pavimento
              9_Barandillas
     10_Reconstrucción de pavimento

Por otra parte en todos aquellos tramos en los que era preciso proteger al caminante del riesgo de caídas se colocaron en el lado del la senda que correspondía barandillas de madera, tipo talanquera, que supusieron una longitud de 1.400 ml.

El hallazgo de restos de pavimentos originales, en las zonas denominadas Gradil y Paco Mondano, como consecuencia de las prospecciones arqueológicas, supuso su limpieza y consolidación así como la construcción de algunos metros, con el mismo sistema constructivo que se utilizó en origen con el fin de poder darle continuidad ya que eran tramos que discurrían en pendiente o sobre base de limos y con esa reconstrucción se facilitaba su recorrido.

 

11_Puente del Ruso 12_Areas de descanso  
                           11_Puente del Ruso  12_Areas  descanso

Así mismo se ha actuado en todos los pasos de vaguadas, cauces de ríos, barrancos etc. mediante la construcción de puentes fabricados en madera laminada, que en la mayoría de los casos sustituyen a puentes antiguos, ya desaparecidos, y pasarelas que facilitan el cruce de pequeños cauces. El número de estos elementos ha sido de nueve variando su longitud entre los 40 metros de la pasarela sobre el río Iruej hasta tan sólo 4 metros sobre el río Gas.

Para descanso de los caminantes se ha dotado a la senda de cinco áreas situadas en lugares estratégicos tanto por su ubicació en un paraje agradable como por la longitud de senda recorrida hasta llegar a ella. Las áeas están fabricadas en madera y dotadas de tejado, mesas y bancos, papeleras y fuentes.

 

  14_Señalización del Camino
                                   13_Señalización
del Camino

La señalización del camino tiene tres grados de información. En cada una de las localidades por las que pasa se ha instalado un elemento de acero esmaltado que recoge información histórica sobre la localidad e información turística y de servicios. Otro elemento se ha colocado en los lugares donde existe una desviación que saliendo del Camino se dirige hacia un lugar importante como el Monasterio de San Juan de la Peña o San Adrián de Sásabe. Y otro de los elementos instalado han sido los jalones que señalizan toda la longitud del Camino en los que se indica la dirección hacia Santiago y los kilómetros que faltan hasta allí. La distribución de estos jalones se ha realizado de forma que la senda no pierda su misterio de tal forma que tan sólo se sitúan en lugares donde puede haber dudas sobre la dirección a seguir.

 

Dentro de las actuaciones previstas en el proyecto en edificios se ha realizado la restauración del atrio de la catedral de Jaca, consistente en la limpieza y consolidación de las bóvedas y paramentos, restauración de capiteles, impostas y tímpano, renovación del pavimento y la instalación de una iluminación apropiada habiendo supuesto la realización de estos trabajos una inversión de 300.000 euros.

15_Atrio de la Catedral de Jaca restaurado
                              15_Atrio de la Catedral de Jaca restaurado

Como trabajos complementarios a los de la actuación en el Camino se han realizado excavaciones arqueológicas y trabajos de consolidación en el antiguo Hospital de Santa Cristina de Somport, durante los años 2009-2010 que han supuesto una inversión de 100.000 euros.

Ruinas del Hospital de Santa Cristina de Somport, consolidadas tras los procesos de excavación arqueológica
       16_Ruinas del Hospital de Santa Cristina de Somport, consolidadas tras la excavación arqueológica
Nota Legal
Créditos
Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio
E.T.S. de Arquitectura de Madrid Avenida Juan de Herrera 4 - 28040, Madrid - urban-e.arquitectura@upm.es
Directora: María A. Leboreiro Amaro
Consejo de redacción: Agustin Hernández Aja, José Fariña Tojo, Fernando Roch Peña, Carmen de Andrés, María Cifuentes Ochoa, José Mª Ezquiaga Domínguez, Isabel González, Ramón López de Lucio, Llanos Masía, Javier Ruiz Sánchez
Secretaria: Elena García Casado

Edita:
Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio.
Escuela Técnica Superior de Arquitectura
Universidad Politécnica de Madrid
Avda. Juan de Herrera, 4
28040 Madrid

Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores y son de exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales.Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse, o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial
Diseño: Desoños.
Traducción: Interlingua Traduccións S.L.
ISSN: 2174-646X
Copyright (2010): urban-e
Cerrar Ventana [x]
Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: xxxxxx
Dirección: xxxxxxxxxxx MADRID
Teléfono: 91 xxxxxxxxxxxx
C.I.F: xxxxxxxxxxxxxxx
Datos registrales: Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, tomo xxxxxxxx, folio xxxxxxxx, hoja M-xxxxxxxx. Inscripción 1ª

Protección de Datos
xxxxxx te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a xxxxxxxxx, o bien, mediante correo electrónico a: urban-e.arquitectura@upm.es
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* Nombre / Name:
* E-mail:
Profesión / Profession:
Sitio web / Web site:


Dirección / Address:
Ciudad / Location:
* C Postal / ZIP Code:
Pais / Country:


Declaro que he leído y acepto la política de protección de datos



 Protección de Datos
xxxxxx te informa de que los datos personales  que nos proporciones serán incorporados  en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al  objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones,  consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente  formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado  y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999,  de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de  diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o  modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que  éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te  informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso,  rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a xxxxxxxxx, o bien, mediante  correo electrónico a: urban-e.arquitectura@upm.es
Cerrar Ventana [x]