Volver al inicio     
La ecociudad de Sarriguren

"Ecociudades. Son ciudades o comunidades urbanas concebidas con los criterios más avanzados del ecourbanismo, tales como: integración en los sistemas de transporte colectivo, movilidad sostenible, arquitectura y urbanismo bioclimáticos, diversidad de tipologías arquitectónicas para la residencia y las actividades económicas, variedad de espacios urbanos de relación, fuentes de energía renovables, construcción sana, infraestructura digital de última generación, domótica, uso de tecnologías limpias, gestión del ciclo completo del agua, tratamiento inteligente de residuos y mecanismos de impulso a la emergencia de una ecocomunidad."   1

 

Introducción 2

La ecociudad de Sarriguren se concibe como una operación piloto de arquitectura y urbanismo bioclimáticos, que ayuda a fortalecer la posición de Navarra en materia de nuevas tecnologías relacionadas con el medio ambiente y la calidad de vida, y supone una de las operaciones más ambiciosas de vivienda protegida en la región. El origen del proyecto se remonta a 1998, cuando se firma el acuerdo de colaboración entre el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento del Valle de Egüés. A partir de entonces, se convoca un concurso de ideas para el desarrollo del Plan Sectorial de Incidencia Supramunicipal (PSIS), del que resulta ganadora la empresa Taller de Ideas, con la Fundación Metrópoli como Knowledge Partner. La sociedad pública NASURSA se encarga de la coordinación de redacción del planeamiento, de la gestión del suelo, así como del desarrollo del proyecto de urbanización, cuyas obras se recibieron definitivamente en octubre de 2006. Entre octubre de 2007 -cuando se entrega una parte importante de las viviendas- y octubre de 2010 la población de Sarriguren se duplica alcanzando los 10.000 habitantes. En el año 2000 el proyecto recibe la catalogación como "Buena Práctica" por el Centro para los Asentamientos Humanos de las Naciones Unidas. En 2008, la ecociudad de Sarriguren obtiene el Premio Europeo de Urbanismo en la categoría de Medio Ambiente/Sostenibilidad. Se trata de un premio bianual que reconoce los mejores proyectos realizados dentro de los países de la Unión Europea, siendo el máximo galardón oficial en materia de ciudades en este ámbito.

Figura 1. Ubicación de Sarriguren en el contexto polinuclear de Pamplona

Este texto se estructura mediante cinco apartados y una breve conclusión final. El primer apartado se acerca al proyecto de Sarriguren como un espacio de fusión, donde se enuncian brevemente los componentes del proyecto y las claves de diseño. El segundo apartado explica el sistema verde y azul de la ecociudad, haciendo referencia al paisaje, al diálogo con la naturaleza, al corredor verde del río Agra y a otros cursos fluviales, así como a las propuestas de lago, de sistema de parques y jardines, y de malla blanda. El tercer apartado, sobre las áreas residenciales, señala el compromiso bioclimático del proyecto, así como la caracterización de sus distintas partes: el pueblo, las puertas, los condominios, los miradores del parque y las viviendas unifamiliares. El cuarto apartado describe las áreas productivas y los equipamientos, destacando el parque de la Innovación de Navarra. El quinto apartado se centra en aspectos de arquitectura y urbanismo bioclimáticos, como los sistemas de ahorro pasivo, las energías alternativas, la movilidad sostenible, la innovación y la tecnología, así como la consideración del ciclo completo del agua. Por último, las conclusiones revisan las diferencias entre una ecociudad y los desarrollos convencionales.

 

1. Sarriguren, un espacio de fusión

Hoy en día, no basta con tener buenas áreas industriales y buenas comunicaciones para que las ciudades sean competitivas, vivimos en la etapa de la economía del conocimiento y la materia prima básica es el talento. La clave para la innovación en las ciudades son las personas y, especialmente, la existencia de una población con un alto nivel de formación. Las ciudades que tienen capacidad para la formación, para la retención y la atracción del talento son las ciudades que van a florecer en el siglo XXI.

Casi todos los proyectos innovadores y con capacidad de atraer talento se están concibiendo como espacios de fusión, es decir, espacios de integración de distintos usos que tratan de propiciar la creatividad, casi siempre asociada a la intersección entre disciplinas diversas. Estamos pasando de un urbanismo de zonificación y fragmentación, a un urbanismo de fusión e integración de diferentes actividades. Se trata de lugares abiertos las 24 horas del día. Lugares para vivir, trabajar, aprender y divertirse. Espacios muy vinculados a los componentes de excelencia de su entorno y con la capacidad para ofrecer una amplia visibilidad internacional. El proyecto de la ecociudad de Sarriguren aporta espacios atractivos para el intercambio y desarrollo de actividades económicas que demandan entornos y servicios cada vez más sofisticados para mejorar su nivel de competitividad.

Esta ecociudad se concibe como una comunidad urbana equilibrada, con vivienda, áreas de actividad económica, equipamientos, espacios públicos, y unas infraestructuras de gran calidad y sensibles al medio ambiente. Un entorno inteligente, capaz de integrar el Parque de la Innovación y los futuros desarrollos en un espacio urbano que apuesta por la mezcla de usos; por la recuperación de elementos esenciales de la trama urbana como plazas, calles, bulevares, jardines y pequeños parques, etc. y por el diseño integrado y cuidado de la arquitectura y el paisaje; todo ello en diálogo con los desarrollos residenciales de calidad del entorno. En conjunto, Sarriguren aspira a convertirse en un lugar vibrante y de fuerte interacción, un referente en cuanto a innovación y creatividad. En definitiva, no se trata de crear un proyecto aislado, sino de generar un espacio de interés regional, entre las principales opciones de crecimiento y de transformación de Navarra, un lugar vinculado a la generación de empleo de calidad y a la denominada economía del conocimiento.

 Figura 2. Aspecto parcial de la ecociudad de Sarriguren en Junio de 2007

Componentes del proyecto

La ecociudad se compone de una serie de elementos, descritos más adelante en el texto, que aquí simplemente se enumeran para facilitar el entendimiento del proyecto a través de su identificación en la Figura 3: Los corredores ecológicos (01), el lago (02), el parque (03), el pueblo (04), las puertas (05), los condominios (06), los miradores del parque (07), las viviendas-jardín (08), los cubos de innovación (09), el parque de la innovación (10), y el bulevar de los equipamientos (11).

Claves del diseño

El proyecto de Sarriguren responde a principios del llamado ecourbanismo, entre los cuales, se pueden destacar diez que han sido claves en el diseño: 1. El medio natural se entiende como soporte del modelo urbano; 2. El modelo adoptado preserva la estructura de núcleos tradicionales de la Comarca; 3. El proyecto pone especial énfasis en el transporte colectivo y en las redes peatonal y ciclista; 4. Se propone una diversidad de tipos arquitectónicos; 5. Se integran las áreas de empleo y residencia; 6. El proyecto potencia la calidad y variedad del espacio público; 7. La arquitectura y el urbanismo se conciben con criterios bioclimáticos; 8. Se establece un compromiso con la innovación; 9. Se busca la excelencia en materia de medio ambiente; 10, el proyecto constituye una base para la emergencia de una ecocomunidad.

Figura 3. Diseño de la ecociudad de Sarriguren. Arquitectos: Alfonso Vegara, Ignacio Alcalde, Angel de Diego, Angel Ibañez, Blanca Díez

 

2. El sistema verde y azul

Uno de los elementos esenciales que contribuyen a la calidad ambiental de la ecociudad de Sarriguren es el sistema verde y azul. Se trata de un conjunto de elementos interrelacionados que generan un entorno urbano de especial calidad ambiental, en sintonía con la naturaleza: el sistema paisajístico -con distintas formas de vegetación y agua-, el sistema de espacios públicos y arquitecturas del proyecto, y los aspectos de integración entre estos diferentes sistemas. La imagen urbana se cuida especialmente, con el "viejo Sarriguren" presidiendo la silueta del conjunto, y mediante bordes blandos de transición entre lo construido y las áreas del entorno.

Paisaje

El paisaje constituye la base del proyecto. En el diseño de la ecociudad se presta una especial atención al diálogo con el paisaje, seleccionando formas y texturas inspiradas en las formas y rasgos del territorio. Así, el paisaje de la ecociudad (Figura 5) se compone de:

  • Los paisajes agrícolas: son espacios libres naturalizados de transición, que mediante un tratamiento de Land Art articulan la ecociudad con su entorno natural.
  • El lago: es una masa de agua que enriquece la escenografía urbana del conjunto de la ecociudad al tiempo que permite una gestión coherente de los recursos hídricos.
  • Los corredores ecológicos: son los espacios continuos en torno a los cauces fluviales del Barranco Grande y la Regata de Karrobide.
  • El sistema de parques y jardines: está conformado por el parque central y por diferentes secuencias de espacios, variados en su formalización, características, propiedades y usos.
  • La "malla blanda": es la red peatonal y ciclista de Sarriguren, en conexión con su entorno.

Diálogo con la naturaleza

El diálogo con la naturaleza es quizá el aspecto más singular de la articulación urbanística de la ecociudad de Sarriguren. Las relaciones entre arquitectura y paisaje resultan esenciales en la conexión de los ecosistemas naturales y construidos, y constituyen uno de los puntos de referencia fundamentales del concepto de ecociudad. Se ha tenido especial cuidado en los espacios de transición y articulación entre la ecociudad y su entorno natural, entre el campo y la ciudad, entre el paisaje urbano y el paisaje natural. Estas relaciones se realizan a través de elementos como los corredores ecológicos o los paisajes agrícolas.

Los corredores ecológicos, preservan el paisaje en torno a cursos de agua existentes, aportan espacios de ocio en relación con la naturaleza y configuran elementos de conexión. Los paisajes agrícolas son elementos de protección paisajística que articulan la transición entre los ecosistemas naturales y las áreas construidas. Son espacios verdes cuidados destinados, bien a tareas agrícolas tradicionales, o bien a zonas de Land Art que constituyen una referencia visual y paisajística. En cualquier caso, se actúa de manera respetuosa con el medio ambiente, por ejemplo con zonas extensas de gramíneas -de gran diversidad cromática estacional- o evitando especies no locales o poco integradas, que necesiten grandes aportes de agua o requieran especiales labores de mantenimiento.

Figura 4. Arbolado junto al Barranco Grande Figura 5. Sistema de paisaje en Sarriguren
Figura 4. Arbolado junto al Barranco Grande  Figura 5. Sistema de paisaje en Sarriguren

La plantación de arbolado incorpora diferentes especies autóctonas que caracterizan los distintos espacios públicos y áreas verdes de la ecociudad. Se plantan un total de 5.531 árboles y 32.458 arbustos, pertenecientes a más de 70 especies arbóreas y arbustivas, considerando en cada caso la función que deben cumplir: dar sombra, generar alineaciones, facilitar la orientación, proporcionar aislamiento, etc. En los corredores ecológicos se eligen especies como sauces, fresnos, álamos, olmos o avellanos, por ser las variedades más aptas o adaptables a la zona húmeda de las regatas.

El parque fluvial del Arga

El corredor verde del Arga y sus afluentes forman el principal eje medioambiental de la Comarca de Pamplona (Figura 6). Este sistema de corredores ecológicos constituye un gran pulmón verde y aporta una singularidad específica a la estructura urbana de la zona. La rehabilitación de los cauces de los ríos Arga, Ulzama, Elorz y Sadar ha permitido recuperar el valor natural de estos entornos fluviales, que integran un conjunto de enorme diversidad y riqueza urbana y paisajística.

En la actualidad el parque fluvial de la comarca de Pamplona recorre los municipios de Pamplona, Barañain, Burlada, Zizur Mayor, Valle de Egüés, Esteríbar, Ezcabarte, Huarte y Villava. El parque fluvial se ha convertido en un largo paseo natural ininterrumpido de 33 km, con un alto valor paisajístico y de recreo. El parque reúne atractivos para el deportista, el aficionado a la pesca o el paseante, aportando nuevos parques, pasarelas, embarcaderos, merenderos, presas, y viejos molinos hoy renovados. Se trata de un corredor verde que sirve de refugio a la vida natural, protege el entorno fluvial de la presión del medio urbano, mejora la percepción paisajística de la comarca y ofrece una importante vía de comunicación para su uso a pie o en bicicleta.

Figura 6. Parque fluvial de la Comarca de Pamplona
Figura 6. Parque fluvial de la Comarca de Pamplona

Otros municipios han manifestado su interés por participar en este proyecto, de forma que se prevé ampliar la red, conectando los itinerarios ya existentes con otros lugares como la balsa de Zolina, la balsa de la Morea y la confluencia de los ríos Arakil y Arga. Con esta ampliación se conseguiría un parque fluvial de cinco ríos -Ultzama, Arga, Urbi, Elorz y Sadar- con cerca de 100 km de longitud.

Los corredores ecológicos de Sarriguren

La ecociudad se integra en el sistema ambiental y paisajístico de la comarca de Pamplona a través de los cauces y cursos de agua existentes. Estos corredores ecológicos, que conectan la ecociudad con el parque fluvial del Arga, están formados por los cauces de las regatas Karrobide y Barranco Grande, constituyendo ecosistemas naturales de carácter lineal que permiten el movimiento de especies. Esta red de corredores ecológicos facilita la conexión entre espacios del propio Sarriguren y el exterior, permitiendo consolidar diversas áreas de esparcimiento en contacto con la naturaleza y aportando paisajes muy atractivos para la población.

Dada su importancia, este ecosistema recibe un tratamiento de preservación, con actuaciones de mejora para favorecer el funcionamiento de sus elementos naturales. Los entornos de estos cauces se diseñan como sendas verdes que adquieren un gran protagonismo dentro de la estructura urbana, planteando tratamientos paisajísticos blandos basados en la recuperación de las riberas y en la implantación de especies arbóreas características de estos tipos de hábitat. El tratamiento específico de estos corredores se realiza en función de la localización y las características físicas de cada tramo: sendas para caminantes y ciclistas, con recorridos agradables, junto a los cursos de agua; zonas intermedias, para descanso, ocio y deportes; y ámbitos con un tratamiento más natural, con masas arboladas y caminos que conectan con elementos de interés del entorno.

Se ha puesto especial atención a la hora de resolver las intersecciones entre los cauces y las infraestructuras. Estos cruces se salvan mediante puentes y pasarelas cuyas dimensiones mantienen la anchura de las regatas en todo su cauce, preservando su integridad como corredores ecológicos y garantizando la continuidad medioambiental -de agua, fauna y flora- en estos valiosos corredores verdes que vierten, aguas abajo, en el río Arga.

El lago


 
  Figura 7. El lago  

El lago (Figura 7) es uno de los espacios urbanos más representativos y atractivos de Sarriguren. Se trata de una balsa artificial que se adapta a la morfología del terreno; limitada al oeste por edificación residencial, al sur por una dotación cultural y al norte por el cauce de la regata del Barranco Grande.

El lago permite regular el caudal de este corredor ecológico, realizando así una gestión ambiental coherente con los recursos hídricos disponibles en cada momento.

El lago se concibe en sintonía con el diseño del entorno y singulariza la escena urbana suministrando una nueva imagen del pueblo, tanto real como reflejada. Se intenta conseguir así un lugar urbano atractivo tanto para los residentes como para los visitantes de otros lugares de la comarca de Pamplona. Los paseos y plazas al borde del lago son espacios muy frecuentados en la ecociudad, tanto por los usos y programas asociados, como por la estructura urbana del pueblo y la localización del lago en su centro de gravedad.

El sistema de parques y jardines

Una pieza clave en la estructura paisajística de la ecociudad es su elaborado sistema de parques y jardines. Este sistema aglutina ámbitos de muy diferente carácter: el gran parque central, los espacios de juego y recreo de menor tamaño, los bulevares públicos y longitudinales, y los espacios privados y acotados interiores a los condominios residenciales.

El Parque de Sarriguren, situado en el centro de la ecociudad, es la principal zona ajardinada, con una superficie de 86.723 m2. Se trata de un lugar de vocación múltiple. No sólo es un parque y un área de encuentro y esparcimiento, es también un lugar de ocio, paseos, y recorridos en bicicleta. El modelo de ordenación del parque adopta la imagen de campos cultivados, con los caminos internos como divisiones de esa parcelación agrícola. Los distintos espacios acogen diversas funciones: zonas estanciales con elementos de sombra, elementos de juegos infantiles ubicados en la intersección de los caminos, etc. Esos caminos conectan los cubos de innovación -pequeños edificios singulares multifunción- previstos dentro del parque.

De forma complementaria al sistema de parques y jardines se incluyen en el diseño de la ecociudad una gran variedad de espacios públicos de calidad, basados en el urbanismo tradicional. Las plazas se conciben como puntos de encuentro y centros de la vida urbana, y las calles y bulevares se diseñan con una adecuada relación entre el peatón y el automóvil. Estos espacios, junto con otros lugares de relación, forman la base de un espacio público dinámico durante el día y la noche.

La "malla blanda"

El diseño de Sarriguren propicia los movimientos peatonales y de bicicleta a través de la denominada Malla Blanda (Figuras 8 y 9), una red alternativa de transporte y movilidad, con más de 15 km de vías peatonales y 6,5 km para bicicletas, que cuenta además con paseos de ronda, así como con sendas y caminos rurales. Por un lado, la Malla Blanda permite las conexiones internas dentro de la ecociudad, enlazando los diferentes espacios públicos, parques y jardines, y corredores ecológicos. Por otro lado, conecta la ecociudad con los sistemas naturales del entorno y facilita la continuidad de la red de caminos y paseos procedentes de Pamplona.

Figura 8. Malla blanda. Señalización de itinerario
 Figura 9. Esquema. Malla blanda en Sarriguren

Los diversos elementos de la malla se diseñan como corredores con valor ambiental y paisajístico que permiten dar continuidad a los paisajes naturales, configurando una auténtica malla verde. De esta forma, los caminos de la malla se acompañan con elementos de vegetación natural, como setos y árboles, para facilitar el paso de especies e intensificar los flujos de biodiversidad.

La topografía de la ecociudad se caracteriza por la presencia, en sus estribaciones, de pequeñas colinas o promontorios que separan a Sarriguren de las áreas residenciales próximas, aportando además un valioso referente paisajístico y visual. Por ello, sería interesante plantear en el futuro unos recorridos peatonales o paseos de ronda ubicados en las cotas altas de dichas colinas.

 

3. Las áreas de residencia

Los proyectos urbanos singulares, como Sarriguren, albergan comunidades en los que las viviendas juegan un papel fundamental en las distintas formas de sostenibilidad. Por un lado, en la sostenibilidad que viene de la mano del equilibrio y la integración social, y por otro, en la sostenibilidad referida a aspectos energéticos y medioambientales.

   
  Figura 10. Ejemplo de edificación en los condominios. 110 VPO, Maite Apezteguía Elso / C.F. Holding  

La variedad en los tipos de viviendas es fundamental para dar servicio a diversidad de personas y familias de distintas rentas, tamaños y procedencias. Así mismo, la disposición de esas viviendas influye en el equilibrio y en la integración de los diferentes componentes de la comunidad urbana. Con estos propósitos, la oferta de opciones residenciales en Sarriguren incluye zonas de distinto carácter: el pueblo, los condominios (Figura 10), los miradores del parque, las puertas, y las viviendas-jardín. El conjunto de todas ellas constituye una comunidad urbana diversa, evitando los tradicionales fenómenos de segregación. En términos cuantitativos, la ecociudad de Sarriguren es una de las actuaciones más ambiciosas del Gobierno de Navarra en materia de vivienda protegida. Se trata de 5.577 viviendas, de las cuales el 98% son de protección pública (2.879 Viviendas de Protección Oficial y 2.578 Viviendas de Precio Tasado) y el resto (120) son libres.

El resultado es un proyecto de ecociudad que alcanza los objetivos planteados: una oferta residencial de calidad, asequible y variada, realizada según los criterios de la arquitectura y el urbanismo bioclimáticos. Aquí se repasan primero las distintas formas de residencia de Sarriguren, y a continuación algunas de las medidas de ahorro energético que incorporan.


El pueblo (Figura 11)

La Comarca de Pamplona aglutina un modélico sistema polinuclear de núcleos tradicionales que constituyen un elemento de referencia en el territorio y aportan singularidad y carácter propios. Se considera esencial mantener y potenciar este sistema de puntos de referencia en el proceso de metropolitanización del entorno de Pamplona. El diseño de la ecociudad presta especial atención al pequeño núcleo rural pre-existente de Sarriguren. Se trata de un elemento con un importante valor simbólico y una referencia importante para la organización del conjunto de la propuesta. Así, el desarrollo de la ecociudad se produce en torno a este núcleo, que se convierte en el "corazón" del proyecto. Se respeta su idiosincrasia, integrándolo en la propuesta mediante un diseño adecuado, cuidando mucho los aspectos de morfología, tipología y escala, potenciando así su identidad en el contexto del nuevo proyecto. El pueblo se convierte en un lugar de encuentro, un marco cotidiano para la relación social, con una importante mezcla de usos residenciales, comerciales y de otras dotaciones, que reinterpretan los espacios urbanos tradicionales de la calle y la plaza. En esta área se ubican viviendas de protección oficial conformando una estructura urbana alrededor del pueblo tradicional, al que se respeta en escala y carácter. Una plaza rodea el conjunto y lo conecta con el lago y el parque. La posición elevada del pueblo lo convierte en un núcleo de referencia de la ecociudad.

Las puertas (Figura 12)

Las puertas son conjuntos residenciales singulares situados en los accesos a la ecociudad.Suponen puntos de referencia visual en Sarriguren al constituir los enclaves más densos y articularse en torno a espacios públicos. Se trata de edificios de viviendas de protección oficial y viviendas de precio tasado que conforman hitos claramente identificables en lugares críticos, ayudando a entender la escala y la estructura del conjunto: La "Puerta de Pamplona", con forma de herradura, se ubica próxima a los accesos a Sarriguren desde la capital; la "Puerta de Badostáin", con forma de círculo incompleto, se ubica al sur de la Ecociudad, próxima al camino a Badostáin; y la "Puerta de Aranguren", se ubica próxima a los accesos al valle del mismo nombre.

Los condominios (Figura 13)

Los condominios constituyen el tipo edificatorio residencial predominante. En la mayoría de los casos se trata de manzanas perimetrales con un espacio común central semiprivado compartido, y jardines y terrazas privados en plantas bajas y áticos, respectivamente. Están constituidos por edificios de escala controlada, en los que la orientación y la ubicación de los jardines privados en planta baja permiten el máximo soleamiento de las viviendas. Los condominios acogen viviendas de protección oficial y viviendas de precio tasado. 

Los miradores del parque (Figura 14)

Estas pequeñas torres de seis plantas tienen una dimensión aproximada de 21x21x21 metros.

Su disposición, a lo largo del borde sur del parque central, les convierte en auténticos observatorios sobre el paisaje. Los miradores están conectados a través de la calle comercial mediante una zona peatonal con arbolado que acoge los porches comerciales.

Las viviendas-jardín (Figura 15)

Son viviendas unifamiliares de precio libre, en torno a un patio o jardín, con una orientación óptima según criterios bioclimáticos. Ubicadas en el espacio más exterior de la ecociudad, se disponen como elementos de transición suave entre las zonas urbanas más densas y los territorios circundantes, entre la arquitectura y el paisaje, entre la ciudad y el campo.

 

 Figura 11. Aspecto y ubicación de "el pueblo"
 Figura 12. Aspecto y ubicación de "las puertas"
 Figura 13. Aspecto y ubicación de "los condominios"
Figura 14. Aspecto y ubicación de
Figura 14. Aspecto y ubicación de "los miradores"
Figura 15. Aspecto y ubicación de las viviendas-jardín
Figura 15. Aspecto y ubicación de las viviendas-jardín


El compromiso bioclimático

En los países desarrollados más de un 40% de la energía se consume en los edificios. Por su parte, el sector del transporte gasta otro 30%, del cual aproximadamente la mitad responde a los desplazamientos en vehículo privado con origen o destino el domicilio particular.

Estos datos revelan por sí solos la importancia que tienen el urbanismo y la edificación en los problemas medioambientales y de abastecimiento energético que experimenta la sociedad moderna.

En este sentido, una de las principales medidas de ahorro energético en la ecociudad se consigue a través de la certificación energética de los edificios, mediante una experiencia pionera en su momento. La certificación se basa en determinar, de forma objetiva, los consumos energéticos de cada vivienda, incluyendo las soluciones constructivas adoptadas, permitiendo así a los equipos de trabajo decidir según las relaciones ahorro energético/coste económico más favorables. Los compradores incorporan la información sobre el consumo energético de las viviendas entre las variables de decisión de compra, estableciéndose de esta forma una cadena de demanda de eficiencia, que relaciona al cliente con el promotor y con los equipos técnicos que desarrollan el proyecto.

En Sarriguren, la normativa en materia de ahorro energético obligaba a una mejora del 25% del aislamiento de la envolvente (conllevando ahorros del consumo global del edificio en torno al 12.5%), sin embargo, los procesos de competencia y certificación energética aplicados consiguieron que la cifra media de ahorro energético se elevara hasta el 51,85 % respecto a los mínimos normativos vigentes en el momento de la construcción.

El proceso de certificación se desarrolla mediante comparación autorreferente. Esta metodología se basa en comparar los consumos energéticos del edificio objeto de proyecto con los consumos que tendría un edificio geométricamente similar, pero construido con los niveles de aislamiento mínimos según la normativa vigente y con unos sistemas térmicos característicos de la construcción convencional. El motor de cálculo empleado es el  Energy-Plus, un programa que permite la simulación de invernaderos, paneles solares y otras características avanzadas con las que se construyeron los edificios de la ecociudad. La escala de calificación se forma en función del ahorro energético previsto respecto a la vivienda autorreferente. Los porcentajes de ahorro energético para cada categoría son los siguientes:

Clase A (ahorro energético superior al 40%), Clase B (ahorro energético superior al 30%) y Clase C (ahorro energético superior al 20%). Según esta escala todos los proyectos analizados en Sarriguren resultan clase A, a excepción de uno. Tras evaluar los proyectos, se controla la ejecución de las obras mediante visitas, en las que se comprueba especialmente los aspectos relacionados con el aislamiento de la envolvente del edificio. Con los edificios acabados, se realizan ensayos de rendimiento de las instalaciones, termografías de la envolvente y, mediante tubos de humo, se detectan posibles desajustes de las carpinterías que permitieran las infiltraciones. Todo ello permite aunar calidad arquitectónica y alta eficiencia energética.

 

4. Las áreas productivas y los equipamientos

La ecociudad aspira a incorporar un equilibrio entre las áreas de actividad económica, los equipamientos y las zonas residenciales. El Parque de Innovación de Sarriguren, situado en el extremo noroeste de la ecociudad, acoge actividades económicas en el ámbito de la Energía y el Medio Ambiente. Las zonas comerciales se distribuyen en distintas áreas, ocupando las plantas bajas y potenciando así la vida urbana de espacios peatonales en el pueblo, o en los miradores. Por su parte, los cubos de innovación -edificios de pequeña escala y diseño eco-tecnológico- se sitúan en el parque central. En conclusión, la disposición de los equipamientos aporta densidad social en los lugares críticos de Sarriguren. En esa misma línea, los proyectos que se desarrollen en el futuro en el entorno de la ecociudad deberán contribuir a la integración de actividades urbanas complementarias, colaborando en la deseable mezcla de usos. Los futuros desarrollos para actividades económicas consolidarán Sarriguren como lugar para la innovación y la creatividad, un espacio mixto donde conviven residencia, trabajo, formación, elementos comerciales y de ocio.

El Parque de la Innovación de Navarra: Energía y Medio Ambiente

Sarriguren integra, como área de actividad económica singular, el Nodo de "Energía y Medioambiente" del Parque de la Innovación de Navarra (Figura 16). Este enclave aglutina empresas del sector de las energías renovables y la sostenibilidad tales como Acciona (Energía y Solar), el Centro Nacional de Energías Renovables, Gamesa, Ingeteam Energy, etc. y constituye uno de los referentes de I+D de Navarra. Entre las sedes de estas empresas destacan de manera singular la del Centro Nacional de Energías Renovables (CENER) y la de Acciona Solar.

El CENER es un centro tecnológico especializado en la investigación aplicada y en el desarrollo y fomento de las energías renovables. Cuenta con una alta cualificación y un reconocido prestigio nacional e internacional. Inicia su actividad en 2002 bajo el auspicio del Gobierno de Navarra, el Ministerio de Educación y Ciencia y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), entidades todas ellas que, junto con el Ministerio de Industria, forman parte de su patronato. En la actualidad presta servicios y realiza trabajos de investigación en seis áreas en el campo de las energías renovables: Energía Eólica, Energía Solar Térmica, Energía Solar Fotovoltaica, Energía de la Biomasa, Arquitectura Bioclimática e Integración en Red de Energías Renovables.

La sede del CENER (Figura 17) es un edificio construido con criterios bioclimáticos y ambientales. Su diseño busca un triple objetivo: demanda energética mínima, 50% de la energía consumida procedente de fuentes renovables, y empleo de materiales con poco impacto ambiental. Para reducir la demanda energética se incorporan diferentes estrategias y soluciones arquitectónicas de carácter pasivo: galerías acristaladas, chimeneas solares, orientaciones e inercias térmicas adecuadas, ventilaciones cruzadas, elementos de protección solar, cubiertas vegetales, etc. Gracias a todos estos elementos, el consumo energético anual en climatización es inferior a 30 kWh/m2. Por otra parte, la mitad de la demanda energética se satisface con fuentes renovables, gracias a la instalación de 250 m2 de captadores solares térmicos de alta eficiencia en las cubiertas y 150 m2 de paneles fotovoltaicos en la fachada. En 2005, el edificio recibe premios tanto en la Conferencia Internacional "GBC/Sustainable Building 2005" de Tokio, como en la feria CONSTRUMAT.

La sede de Acciona Solar simboliza la apuesta del grupo Acciona por la edificación sostenible. El edificio es el primero de uso terciario en España concebido y certificado como "cero emisiones", cubriendo todas sus necesidades energéticas sin emitir gases de efecto invernadero. Mediante soluciones arquitectónicas su consumo se reduce hasta el 52% respecto al de un edificio convencional. Sus necesidades energéticas se cubren a través de fuentes renovables: solar fotovoltaica (272 módulos con una potencia nominal de 50 kW), solar térmica (156 m2 de captadores solares con una potencia de 110 kW), geotérmica, etc.

 Figura 16. Parque de la Innovación en Sarriguren  Figura 17. Sede del CENER

 

Equipamiento

La ecociudad de Sarriguren dispone de un completo conjunto de equipamientos colectivos (Figura 18) para el conjunto de la población: ciudad deportiva, centro cívico, oficinas municipales, jardines de infancia, centros escolares, escuela de música, dotación cultural, centro de salud, centro social de base y atención a discapacitados, etc.

Gran parte del sistema de equipamientos de Sarriguren se encuentra vinculado a la carretera de Aranguren, configurando un auténtico Bulevar de los Equipamientos. En este bulevar las dotaciones escolares se sitúan junto a la ciudad deportiva de Sarriguren (Figura 19), formando un conjunto unitario en espacios de alta accesibilidad, pero evitando el efecto barrera que supone la inserción de piezas de gran escala en los tejidos urbanos residenciales. El resto de equipamientos, de carácter social, cultural, religioso, administrativo, etc. se sitúan en diferentes ámbitos de la ecociudad, para atender adecuadamente las demandas de los ciudadanos.

 

5. Arquitectura y urbanismo bioclimáticos

La ecociudad Sarriguren es un proyecto comprometido con la arquitectura y el urbanismo bioclimáticos, y en el diseño y la construcción de todos sus componentes se emplea una normativa bioclimática pionera en España: la Matriz Bioclimática. Esta matriz se establece como una metodología y herramienta de trabajo para integrar el urbanismo y la arquitectura bioclimática durante el proceso del proyecto, la obra, la vida de espacios y edificios, y la utilización por parte de sus habitantes. Los dos aspectos que se cruzan en la matriz se refieren, por un lado, a las distintas escalas de proyecto, y por otro, a las diferentes medidas bioclimáticas. Así, el empleo de esta herramienta facilita a la vez una visión global integral y el control específico a diversos niveles. Concretamente, las escalas incluyen, en primer lugar, el medio físico y la morfología urbana; en un segundo escalón, la tipología edificatoria; a continuación, aspectos constructivos; y, finalmente, cuestiones de instalaciones. En el apartado de medidas bioclimáticas se incluyen: el fomento de ahorro energético, la utilización de energías renovables y el empleo de materiales sanos, es decir aquellos renovables y/o reciclables con bajo impacto ambiental tanto en su proceso de fabricación como al final de su vida útil.

De forma complementaria, un estudio elaborado por el CIEMAT analiza y desarrolla las pautas a introducir en los proyectos de arquitectura para la consecución de los fines medioambientales.

La ecociudad de Sarriguren aspira a reducir los niveles habituales de consumo energético, de combustible, de electricidad y de agua, actuando tanto sobre la demanda, como sobre las instalaciones. El proyecto se caracteriza por la utilización de fuentes de energía renovables, la gestión responsable y eficiente del ciclo completo del agua, el transporte sostenible, y las infraestructuras y tecnologías limpias de última generación.

Figura 18. Ubicación de los equipamientos
Figura 18. Ubicación de los equipamientos  Figura 19. Aspecto de la Ciudad Deportiva

 

Sistemas pasivos

Los sistemas pasivos desarrollados en la ecociudad de Sarriguren buscan el ahorro energético a través de un diseño adaptado a las condiciones climáticas locales. De esta forma, en periodos fríos se intenta posibilitar la captación solar directa y el resguardo frente el viento, mientras que en periodos cálidos se busca la protección del soleamiento, el aprovechamiento de la capacidad de refresco de las brisas, y la mediación de áreas verdes en la absorción de parte de la radiación solar. Entre las formas de ahorro destacan las siguientes:

Orientación y disposición de los edificios. Para el aprovechamiento óptimo de la radiación solar, los edificios y espacios públicos se disponen de forma que sea posible la captación solar directa en periodos fríos, al tiempo que se evita su oscurecimiento por sombras arrojadas por construcciones contiguas. En este sentido, la altura de las edificaciones decrece levemente hacia el sur y hacia los límites este y oeste de la urbanización, derivando siempre hacia espacios libres naturalizados en transición al entorno natural. Del mismo modo, la localización y orientación de los edificios dentro de sus parcelas se realiza con el objetivo de aprovechar de forma óptima las orientaciones sur y oeste.

Captación y protección solar. La cuidada orientación de los edificios permite diseñar los huecos y el concepto total de los edificios estableciendo una relación inteligente con la radiación solar. El diseño de las fachadas sur de los edificios, con lamas orientables y captadores solares (Figura 20), permite graduar el paso de la radiación solar en función de las necesidades energéticas de los espacios interiores, así como regular la entrada de la luz natural. De esta forma se habilita la captación de radiación solar directa en invierno y se garantiza la protección de los rayos del sol en verano.

Ventilación. Todas las viviendas cuentan con doble orientación permitiendo tanto el aprovechamiento de las brisas en periodos cálidos, como la ventilación natural inducida por las diferencias de presión entre distintas fachadas. Así mismo, la ubicación de las edificaciones y su relación con la vegetación optimiza el control de las corrientes de viento.

Aislamiento e inercia térmica. Para minimizar las pérdidas a través de los muros exteriores, la reglamentación de aislamiento térmico en Sarriguren es más exigente que la normativa estatal vigente, potenciando así el carácter bioclimático del asentamiento. De esta forma, el coeficiente de transmisión térmica de los edificios mejora un 25% respecto al indicado por la normativa básica vigente en ese momento (NBE-CT-79). De forma complementaria, considerando las condiciones climáticas de Sarriguren, se recurre a la inercia térmica de ciertos elementos constructivos, así como a la utilización de materiales de colores oscuros en zócalos y cubiertas, para aumentar la captación de la radiación solar (Figura 22).

Figura 20. Terraza y lamas exteriores orientables para regular el aporte de luz y calor solares.
Figura 20. Terraza y lamas exteriores orientables para regular el aporte de luz y calor solares Figura 21. Control y aprovechamiento solar mediante vuelos, lamas exteriores y zócalo oscuro

Construcción Sana. La normativa bioclimática recomienda la utilización de materiales sanos, no contaminantes y que no requieran mucha energía en su elaboración. Consecuentemente, se considera el Ciclo Global Energético de los materiales (gasto energético en fabricación, transporte, colocación, utilización y eliminación) empleando aquellos reutilizables o reciclables, la urbanización se realiza con elementos naturales y autóctonos, y se eligen materiales duraderos y de bajo mantenimiento.

El sistema verde y azul. El paisaje juega un papel esencial en la mejora de las condiciones climáticas del proyecto. Se favorece la inclusión de superficies blandas (por su baja emisividad), la reducción de superficies impermeables, la presencia de láminas de agua y la plantación de las zonas verdes con vegetación autóctona. De forma complementaria, se plantan árboles perennes o caducos según las distintas orientaciones de las viviendas, para evitar el viento frio del invierno y permitir la entrada de luz en verano.

Energías alternativas

Las energías del futuro son las renovables, que se caracterizan por no emitir contaminantes en su proceso de gestión. Aún así, las energías más limpias son la que no se consumen, de ahí la especial preocupación en Sarriguren por los procesos de ahorro energético. La integración de energías renovables en la ecociudad se plasma principalmente a través del uso de sistemas de paneles solares -térmicos y fotovoltaicos- además de otras energías renovables como la geotérmica y de energías alternativas como los biocombustibles.

Energía solar térmica. Sarriguren incorpora sistemas de producción de agua caliente sanitaria (ACS) a través de instalaciones solares térmicas, formadas por colectores solares situados en las cubiertas de los edificios (Figura 22).

Sistemas centralizados. Las instalaciones de ACS y calefacción de las viviendas se centralizan para una mayor eficiencia, aún manteniéndose el control individual del consumo.

Energía solar fotovoltaica. Entre los sistemas activos de ahorro energético se incluye la producción de electricidad a través de paneles solares fotovoltaicos en las cubiertas de algunos edificios de viviendas y en los edificios de actividades económicas (Figura 23).

Figura 23. Energía solar fotovoltaica Figura 23. Energía solar fotovoltaica	   Figura 22. Instalación de energía solar térmica 
Figura 22. Instalación de energía solar térmica
Figura 23. Energía solar fotovoltaica

 

Movilidad sostenible

La movilidad es uno de los elementos que más inciden en la sostenibilidad de las áreas urbanas, en su consumo energético y en sus niveles de contaminación. Apostar por la movilidad sostenible es dar prioridad a los modos de transporte más respetuosos con el medio ambiente, el entorno y la salud. La promoción de un sistema de movilidad urbana basado en la reducción de la dependencia del automóvil y en la priorización del transporte colectivo, con el fomento de la movilidad peatonal y en bicicleta, resultan claves para cumplir los objetivos de ahorro energético de la ecociudad. Sarriguren se diseña para acoger con facilidad los sistemas de transporte colectivo y ecológico. La oferta de transporte público se mejora con el transcurso del tiempo, y la ecociudad cuenta en la actualidad con sus propias líneas de Transporte Urbano Comarcal, tanto diurnas como nocturnas (Figura 24).

Las cuestiones de movilidad involucran a distintas administraciones, y tanto la Comarca de Pamplona como el Ayuntamiento del Valle de Egüés desarrollan Planes de Movilidad Sostenible. De forma paralela y coordinada con este ayuntamiento, el Centro de Recursos Ambientales de Navarra (CRANA) y Navarra de Suelo Residencial, S.A. (NASURSA) participan en el proyecto europeo "Pro.motion" cofinanciado por el programa Intelligent Energy de la Dirección General de Energía y Transporte de la Comisión Europea. Este proyecto tiene por objeto impulsar medios de transporte energéticamente eficientes, extraer conclusiones acerca de las relaciones entre la ordenación territorial, el urbanismo, y la movilidad, y fomentar la toma de decisiones sostenibles en el hogar.

Sarriguren se escoge para la experiencia "Pro.motion" por varios motivos. En primer lugar, dada su localización y tamaño, la ecociudad tiene un impacto relevante sobre la movilidad urbana de Pamplona, y por tanto requiere una gestión eficiente. Por otro lado, Sarriguren representa un modelo de crecimiento característico de muchas ciudades españolas y de la Unión Europea, por lo que la experiencia y sus conclusiones pueden ser útiles para otros ámbitos. "Pro.motion" se desarrolla entre 2007 y 2010 en un proceso a través de varias iniciativas, entre las que destacan las siguientes:

  • Se realiza un diagnóstico de los patrones y condiciones de movilidad, a partir de encuestas a los habitantes, incluyendo un análisis socio-espacial con el fin de ajustar el servicio de transporte público a las necesidades de los habitantes.
  • Se realizan programas de motivación mediante información y responsabilización: campañas y talleres, desarrollo de un sitio web, folletos y paquete de bienvenida para nuevos residentes explicando las opciones de movilidad en la ecociudad, etc.
  • Se ensayan dos servicios para los habitantes: un sistema de coche compartido y un servicio de asesoramiento sobre la planificación de viajes diarios.
  • Se habilitan procesos participativos mediante talleres para los residentes. Estos explican sus propuestas a las autoridades responsables de la gestión (Municipio, autoridad del transporte público y departamentos del Gobierno de Navarra) coincidiendo con la Semana Europea de la Movilidad y la Semana Municipal del Medioambiente.
Figura 24. Transporte urbano comarcal que conecta Sarriguren con el centro de Pamplona
Figura 24. Transporte urbano comarcal que conecta Sarriguren con el centro de Pamplona

Durante el transcurso de la experiencia el ahorro de CO2 se estima en 8,92 toneladas, debido sobre todo a un inferior consumo energético derivado del aumento de viajes en autobús por habitante, y, en menor medida, gracias a la campaña "el gimnasio empieza en casa", que anima a llegar al Centro Municipal de Deportes a pie o en bicicleta, y a la campaña "camina a la escuela", que fomenta los desplazamientos peatonales mediante rutas seguras hasta el colegio.

El proyecto "Pro.motion" se relaciona así con las decisiones personales de los ciudadanos en su vida cotidiana. Además de contribuir a la creación de un buen sistema de servicios de movilidad sostenible, "Pro.motion" pretende generar hábitos de vida saludables, que contribuyan al ahorro energético y a mejorar la economía doméstica.

Las acciones planteadas suponen una mejora de la eficiencia energética, de las condiciones urbanísticas y del propio concepto de ecociudad. En cualquier caso, debe considerarse que el aumento de la movilidad debe ser compatible con el desarrollo sostenible, ya que sólo así contribuirá a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. De ahí que, tanto desde la Unión Europea, como desde las diferentes administraciones estatales, regionales y locales, así como a través de iniciativas ciudadanas, se estén poniendo en marcha propuestas orientadas a conseguir un mayor equilibrio en el uso de los diferentes modos de transporte.

Innovación y tecnología

La ecociudad de Sarriguren presenta una serie de singularidades en material de infraestructuras y comunicaciones, y constituye un impulso a la innovación territorial y al desarrollo de la tecnología en Navarra. Además de la inclusión del Parque de la Innovación de Navarra, esta nueva comunidad urbana se distingue por incorporar criterios avanzados del ecourbanismo: los ya referidos, como el empleo de energía renovables, la construcción sana y el énfasis en los sistemas de transporte colectivo, así como algunos que se comentan a continuación, como la incorporación de infraestructura digital de última generación, la domótica y el uso de tecnologías limpias, etc.

 

Figura 25. Aspecto de la red de caminos peatonales y ciclistas
Figura 25. Aspecto de la red de caminos peatonales y ciclistas

Infraestructura Digital. La infraestructura digital de última generación permite la inserción en el sistema de accesos a las redes físicas y telemáticas del entorno. La revolución de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones está transformando el mundo, con cambios que inciden de manera específica en las formas de vida en las ciudades. La ciudad digital y los territorios digitales están conectados con el mundo global, y actualmente estas infraestructuras se entienden como un servicio indispensable, prácticamente como una necesidad más.

Domótica y sistemas de regulación inteligente. Hoy en día, y desde luego cada vez más en el futuro, la tecnología va a permitir optimizar el consumo de energía, calor, frío, luz, agua, etc. en las viviendas a través de sistemas de regulación inteligente. La domótica no es ya un lujo al alcance de pocos, es una herramienta para racionalizar el uso residencial y de los servicios. La utilización intensiva de la domótica y de sistemas de regulación inteligente en edificios y sectores urbanos para una nueva gama de servicios tales como vigilancia y seguridad, atención sanitaria, etc. -hasta hace poco considerada impensable- es ya una realidad gracias a los avances y a la generalización tecnológica actuales. En este contexto, la utilización de la Domótica se pone al servicio de la calidad de vida, de la eficiencia productiva y del respeto al medio.

Ciclo completo del agua

La gestión completa del ciclo del agua y el desarrollo de sistemas para el tratamiento y reciclaje de los residuos urbanos son objetivos importantes de la ecociudad de Sarriguren. En la actualidad, las tecnologías disponibles permiten avances espectaculares con respecto a etapas anteriores. En este sentido, destacan especialmente la utilización de sistemas de riego eficiente, la depuración de las aguas y su reutilización. El ahorro de agua se consigue mediante varias medidas: a través de la reutilización de aguas grises y del agua de lluvia, gracias a los sistemas separativos; con un tratamiento local de saneamiento; mediante áreas permeables a aguas subterráneas; y con zonas verdes interconectadas, que permiten una gestión integrada del conjunto.

Control del Consumo de agua. Las viviendas incorporan sistemas de ahorro de agua que incluyen mecanismos de difusión de agua para duchas, y pulsadores automáticos de dispersión y control, para reducir el volumen de descarga de las cisternas. Los sistemas inteligentes de control permiten hacer eficiente el mantenimiento y el control de pérdidas de fluido. Complementariamente, los programas de concienciación del uso del agua permitirán incrementar de forma notable su ahorro.

Figura 26. El lago permite regular el caudal del Barranco Grande y abastecer el sistema de riego.
Figura 26. El lago permite regular el caudal del Barranco Grande y abastecer el sistema de riego

Recogida y utilización de aguas pluviales. La recogida y utilización de aguas pluviales puede
permitir ahorros superiores a 50 litros por persona y día.

Depuración de las aguas residuales. Se diseña un sistema separativo de aguas grises y negras que permite la depuración de las aguas residuales procedentes de la ecociudad de Sarriguren.

Retención de las aguas de escorrentía. Se busca la reducción de superficies impermeables, con el objetivo de disminuir las escorrentías, reponer los niveles freáticos, regular de forma
natural las condiciones de temperatura y humedad del entorno, aumentar la humedad ambiente y la regulación térmica del microclima. El lago puede ejercer un papel singular en la gestión ambiental de la Ecociudad, regulando el caudal ecológico del Barranco Grande y sirviendo de toma de agua para el sistema de riego. A su vez, la vegetación contribuye de forma positiva a mejorar las condiciones climáticas y de ventilación según las épocas del año, por ejemplo con el enfriamiento causado en verano por la evaporación de los árboles.

Xerojardinería. Se aplican los principios básicos de la xerojardinería, seleccionado especies
autóctonas adecuadas a las condiciones climáticas (Figura 27), buscando sistemas eficientes de riego, como el goteo y la microaspersión y utilizando diversos recubrimientos superficiales que mantienen la humedad de los suelos, reduciendo las pérdidas de agua por evaporación.

 

6. Conclusión

La característica que diferencia a la ecociudad de Sarriguren de los desarrollos tradicionales es la estrecha relación de consideración y respeto entre habitantes y medio ambiente; entre quienes viven, trabajan, aprenden y se divierten, y el entorno en el que estas actividades se llevan a cabo. En Sarriguren, los objetos y lugares creados y habitados por personas, están íntimamente relacionados con el paisaje, integrándose en el medio natural de su entorno. Los espacios construidos dialogan así con el medio natural, son lugares concebidos para la emergencia de una sociedad diversa y creativa, exponentes de una nueva cultura de la ciudad y del territorio que aspira a mejorar la relación entre la sociedad y la naturaleza.

Figura 27. Diferentes ejemplos de xerojardinería empleados en el paisaje de Sarriguren
Figura 27. Diferentes ejemplos de xerojardinería empleados en el paisaje de Sarriguren

 

 

Notas

1. Texto de Alfonso Vegara extraído del diccionario “Innovación + Territorio”, editado por la Fundación Metrópoli.

2. El texto del artículo se basa en la publicación “Sarriguren Ecociudad/Ecocity” redactada por la Fundación Metrópoli y editada por el Departamento de Vivienda y Ordenación del Territorio del Gobierno de Navarra. Las ilustraciones proceden de la citada publicación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nota Legal
Créditos
Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio
E.T.S. de Arquitectura de Madrid Avenida Juan de Herrera 4 - 28040, Madrid - urban-e.arquitectura@upm.es
Directora: María A. Leboreiro Amaro
Consejo de redacción: Agustin Hernández Aja, José Fariña Tojo, Fernando Roch Peña, Carmen de Andrés, María Cifuentes Ochoa, José Mª Ezquiaga Domínguez, Isabel González, Ramón López de Lucio, Llanos Masía, Javier Ruiz Sánchez
Secretaria: Elena García Casado

Edita:
Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio.
Escuela Técnica Superior de Arquitectura
Universidad Politécnica de Madrid
Avda. Juan de Herrera, 4
28040 Madrid

Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores y son de exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales.Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse, o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial
Diseño: Desoños.
Traducción: Interlingua Traduccións S.L.
ISSN: 2174-646X
Copyright (2010): urban-e
Cerrar Ventana [x]
Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: xxxxxx
Dirección: xxxxxxxxxxx MADRID
Teléfono: 91 xxxxxxxxxxxx
C.I.F: xxxxxxxxxxxxxxx
Datos registrales: Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, tomo xxxxxxxx, folio xxxxxxxx, hoja M-xxxxxxxx. Inscripción 1ª

Protección de Datos
xxxxxx te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a xxxxxxxxx, o bien, mediante correo electrónico a: urban-e.arquitectura@upm.es
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* Nombre / Name:
* E-mail:
Profesión / Profession:
Sitio web / Web site:


Dirección / Address:
Ciudad / Location:
* C Postal / ZIP Code:
Pais / Country:


Declaro que he leído y acepto la política de protección de datos



 Protección de Datos
xxxxxx te informa de que los datos personales  que nos proporciones serán incorporados  en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al  objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones,  consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente  formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado  y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999,  de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de  diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o  modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que  éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te  informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso,  rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a xxxxxxxxx, o bien, mediante  correo electrónico a: urban-e.arquitectura@upm.es
Cerrar Ventana [x]