Volver al inicio     
Remodelación del Puerto de Malpica (A Coruña)
   
   
   

 

1. Proyecto Urbano

Para nosotros el proyecto urbano es una forma de hacer arquitectura en la que el concepto de orden se utiliza como herramienta de consenso que interpreta cómo pueden ser los espacios de una comunidad, abriendo el tiempo a los cambios que van a producirse en ella. Esta es su virtud y también su defecto, pues los hechos lo irán acotando y definiendo mediante su construcción, modificándolo. Se trata de una arquitectura que siempre es relevante pues su ámbito es el de un espacio usado y discutido por mucha gente, en el que se mezclan necesidades y donde también se abren grandes posibilidades de mejora. Pero no se trata sólo de una forma de informar o disponer sobre lo necesario para que las cosas sucedan. Es un verdadero espacio de acción, de arquitecturas de pequeño y gran tamaño, condicionadas por usos que el proyecto tiene que promover, sin condicionar en exceso. El espacio comunitario no puede ser un destino obligado, marcado (siéntate, tira un papel, este es tu recorrido). Apenas podemos afirmar que sea un espacio creado. Lo importante es lo que fluye en él, lo que sucede.

 

 

 

2. Territorio

A Costa da Morte forma parte, como muchos otros, del paisaje inventado, un hábitat mitificado, muy humanizado, en el que se proyecta, sobre un espacio natural muy rico en contrastes, el devenir de una cultura rural, comprometida y enraizada en el territorio, que ha incorporado directamente y sin apenas reflexión, el instinto de la libre economía y las formas construidas de la cultura urbana. El resultado, en su expresión más radical, introduce el concepto de ciudad más como incisión y corte que como superficie, transformando el espacio sin desmitificarlo, pues la comunidad permanece, y destruyéndolo sin borrar su configuración. De este modo, lo contemporáneo se incorpora como reto a un lugar donde no hay equilibrio posible y en el que la constante perturbación impide el desarrollo de la planificación y la arquitectura como disciplinas de orden. En cualquier caso, si un paisaje destruido responde a una forma de actuar, también lo hará la creación de otro.

 

 

 

 

3. Espacio Batiente

Lo que nosotros denominamos como ESPACIO BATIENTE forma parte de esa invención. Un territorio lineal bañado por el mar que es espacio de los sueños y base de su identidad. En él está el límite más rico y cambiante de Galicia, donde confluyen además otros elementos característicos del paisaje, como las formas de las rocas, la vegetación, los remansos de las playas, el agua dulce y toda una variedad de formas trabajadas y construidas por aquellos que fueron y son sus habitantes. Desde la textura de un cultivo, pasando por la construcción más simple de un marco o un cercado, hasta la arquitectura de los muelles, viviendas y múltiples construcciones auxiliares. Es un espacio de anchura variable, delimitado por las relaciones que estos elementos establecen entre sí y donde las formas, que toman posición en él según su peso y resistencia, explican un orden de referencia mutua entre mar y tierra. En realidad, están en los dos sitios a la vez, lo que aporta movimiento y variabilidad tanto en la definición de las formas de la naturaleza, como de las construidas. En él, todo lo que aparece, se crea o construye, tiene que ser inventado teniendo en cuenta su valor doble en este hábitat. Una cuestión que depende no sólo de la viabilidad económica o del éxito de un espacio generado a partir de lo que permite la reglamentación urbanística, sino de una forma de actuar propia.

 

 

 

4. Estado previo

Malpica es una villa de tradición pesquera, primero ballenera y luego de bajura, que ha visto mermada en estos últimos años su capacidad productiva, desviada a puertos más grandes como el de A Coruña. Su población ha disminuido progresivamente a pesar de que, durante los años de bonanza en la construcción, apostó por un crecimiento apenas planificado que ha transformado su borde litoral. Sin embargo, su interesante configuración topográfica, de península escarpada, lo ha condicionado, fragmentando las actuaciones, deformando la racionalidad constructiva e impidiendo su interpretación conjunta. Un paisaje que llega a tener amplias zonas con más superficie de medianeras que de fachadas, donde el espacio portuario aparece como un terreno llano, ganado al mar, pero hundido, y los puntos de enlace con las calles de la villa, más elevadas, obligan a intervenir en los espacios en pendiente. Así, aparecen elementos claves como rampas, muros y escaleras que buscan acuerdos entre la circulación rodada y peatonal. La fachada marítima, atravesada visiblemente por un conducto de saneamiento, muestra la ausencia de criterios de ordenación en cuanto a usos de materiales, forma y volumen. Un espacio en el que fachada y medianera se suceden, caracterizando una escena urbana cuya fuerza hace pensar en una intervención directa y sencilla de tratamiento y limpieza.

 

 

El deterioro de los pavimentos, el arreglo de unos sobre otros, el deterioro de las condiciones medioambientales por la falta de espacio libre, los vertidos al mar, los tendidos visibles de algunas instalaciones, el aparcamiento incontrolado, la ausencia de protección de los peatones o la separación de tráficos, son algunos de los problemas más importantes que, desde el punto de vista de la urbanización, presenta el lugar.

 

 

Reseña histórica de la evolución del Puerto

El inicio de la construcción de lo que llegará a ser el puerto actual data de 1868, aunque no es hasta 1929 cuando se inicia la construcción del dique de abrigo, al que siguen diferentes reformas y una última prolongación iniciada en 1983. La primera zona de acceso a embarcaciones se situó en el lado sur, en lo que hoy es la Casa do Pescador y el mirador del Murallón. Entre los años cuarenta y cincuenta se realizan una serie de actuaciones de especial importancia que van a definir la configuración actual del espacio en contacto con la fachada marítima: la construcción de la rampa varadero (1945), el acceso al muelle sur (1945), el edificio de la central termoeléctrica (1946), la escollera de protección de la rampa varadero (1948), la construcción de la primera lonja en 1948, el predique sur y muelle de ribera (1952) y el muelle interior y acceso a la dársena (1955). Posteriormente se dota de compuerta a la dársena en 1969, se construye el muelle norte adosado al dique (1971) y se construyen otras dos obras importantes directamente relacionadas con la fachada: el enlace entre los muelles norte y sur en 1973 y la actual rampa de la dársena en 1974. Finalmente, en los últimos 25 años se han construido la lonja actual (1981), la prolongación del muelle sur (1987), la defensa para difracción del oleaje (1988), la urbanización de la explanada sur (1990), la estabilización de laderas sur (1991), una ampliación de la rampa de varada de la dársena (1992) y los edificios usuarios (2000).

 

 

5. Necesidades

El argumento principal previo a la intervención siempre trató de buscar la mejora del puerto a través del saneamiento de sus instalaciones, pero también de la escena urbana. Esta idea permitió el consenso entre instituciones. Autoridad Portuaria y Cofradía, establecieron como actuaciones prioritarias la construcción de un gran espacio en el entorno de la dársena para depósito y reparación de embarcaciones. Incluía además la creación de un foso para travel-lift y suponía la construcción de una nueva rampa varadero exterior según anteproyecto desarrollado por Portos de Galicia. También hubo acuerdo en mejorar las instalaciones de servicios (pluviales, electricidad, saneamiento, abastecimiento de agua y telefonía), ordenar los recorridos peatonales, separándolos de las zonas de trabajo, en todo el espacio entre la dársena y la Punta da Plancha y mejorar la accesibilidad al puerto desde el sur, eliminando aquellas construcciones que dificultaban la visibilidad y el paso de personas y vehículos, lo que llevó a reubicar el taller de reparaciones, que estrechaba el acceso rodado al puerto, en la actual nave de rederas. Con el Ayuntamiento se decidió acometer la renovación de pavimentos, mobiliario e integración de la fachada marítima portuaria dentro del núcleo urbano y a tratar las zonas de acantilado cubiertas de hormigón proyectado.

A partir de ahí, y demostrando su capacidad para resolver los problemas técnicos planteados, el proyecto podía introducir ideas y actuaciones encaminadas a la mejora general de un espacio que no dejaba de ser puerto pero que también debía formar parte del espacio ciudadano.

 

 

 1. Paseo sobre muro existente / 2. Mirador / 3. Paseo / 4. Mirador pescadores (O Murallón) / 5. Vial sur / 6a. Explanada - forjado de embarcaciones / 6b. Explanada - recrecido embarcaciones / 6c. Explanada muelle existente / 7.Borde explanada zona peatonal / 8. Recuperación fachada marítima y borde dársena / 9. Jardín artificial / A. Piezas prefabricadas de hormigón / B. Hormigón / C. Adoquín / D. Piedra / E. Jardín artificial

 

6. Actuación

Se trata de la ordenación del frente marítimo de la villa de Malpica, en una zona de dominio público marítimo terrestre en la que confluye la actividad portuaria con actividades turísticas y de esparcimiento. El ámbito del proyecto se corresponde con un importante tramo entre la bajada Norte al puerto desde la Praza do Cruceiro, entre la calle Eduardo Vila y la Rúa do Mirador; y el extremo Sureste que forma el saliente geográfico conocido como Punta da Plancha.

La superficie total de intervención es de 13.710 m2, de los cuales 263 m2 se corresponden con espacios ocupados por las diferentes edificaciones.

La situación especial del espacio de intervención, todo él en terrenos de relleno de litoral, junto con los condicionantes de los espacios públicos que lo rodean, lleva a entender la intervención como parte de un proyecto, que en su día, debería ser ampliado a toda la fachada marítima.

Intervenimos por tanto, junto con la Autoridad Portuaria, en la remodelación del puerto, principalmente en aquellos puntos en los que existía la posibilidad de crear espacio público, explorando las condiciones del puerto como lugar de relación y acogida que cuenta con el atractivo de la actividad pesquera y las vistas de un enclave único, presente en la villa a través de rampas, escaleras y miradores. Explotar al máximo la condición de linealidad de un puerto dispuesto en arco, mediante un paseo accesible a cota intermedia que recorre el acantilado apoyado en resaltes y coronaciones de muros que, en cierto modo, lo habita. De la nada aparece ante todos los ciudadanos el espacio de los escaladores, de los nidos de gaviota, de las rocas ocultas. El espacio intermedio, la capa de camaleón camuflado que contempla, sin interferir, la actividad portuaria.

 

 

 

DÁRSENA / MIRADOR DEL MURALLÓN

Ya casi nadie se acuerda, pero todo el suelo de la dársena se ha puesto a la misma cota, la 6.10 del muelle de la compuerta, lo que ha mejorado la integración visual y espacial del lado este, además de enterrar, bajo el metro de relleno, la conducción de saneamiento que recorría, a la vista, la fachada marítima. La recuperación de los muros sobre los que se asientan las casas, muchos de ellos de piedra, permite la lectura del acantilado, su imagen. Se insiste en las posibilidades de mejora de un caso recurrente en muchas villas marineras de Galicia que, dada su extensión, no admite respuestas de tábula rasa: el hecho de que con el tratamiento de los pocos elementos que se repiten, es decir, de aquellas pautas organizativas muchas veces ocultas y de presencia descuidada y en si mismas no atractivas, puede conseguirse una belleza distinta, quizás desestructurada, cubista, pero reflejo de una intencionalidad directa, popular.

Uno de los elementos presentes en la memoria de la villa, el mirador del Murallón, se amplía y separa del tránsito de vehículos. También se propone el revestimiento con granito mampuesto del muro deteriorado sobre el que se apoya. Se desliga el mirador de la rampa de bajada al puerto, haciéndolo horizontal y colocando un nuevo pavimento-barandilla-peto que define el espacio mediante piezas prefabricadas de hormigón visto, acabado liso de encofrado metálico, que realizan también las transiciones y el bordillo, y cuyo vuelo además permite la ampliación del espacio.

 


 

ACCESO AL PUERTO Y NUEVO PASEO HASTA LA PLANCHA

Se derriban las edificaciones situadas en la bajada sur al puerto: almacén, taller y edificio de la Cruz Roja, lo que permite su ampliación y proponer, desde ahí, el arranque del nuevo paseo hasta la Punta da Plancha, apoyándose en el propio muro de piedra y a una cota constante de unos 4.5 metros sobre la plataforma portuaria.

 

A Plancha se convierte en mirador y rampa de conexión con el suelo. Es un saliente del puerto apenas visitado desde el que se ve el mar abierto. La nueva forma de llegar hasta ella se hace utilizando un prefabricado con sus bordes extremos inclinados 45º que protegen el caminar a uno y otro lado, consiguiendo la protección frente al agua y los coches y dejando también pasos hacia escaleras existentes.

 

 

 

 

EXPLANADA FORJADO

Aprovechando la superficie de escollera de protección del muelle primitivo, y como alternativa al relleno, se propone un forjado unidireccional con prelosas sobre pilotes con encofrado metálico perdido que permite ampliar la superficie de depósito de embarcaciones, tratando su borde de tierra con perforaciones aliviadero-desagüe y el de mar con una zona de descanso y mobiliario bien orientada.

 

 

 

     
   
     

7. Construcción

Contemplar la naturaleza, su pureza, ayuda al hombre a simplificar, en lo esencial, su pensamiento. Nos gusta decir: afinar el instinto. La construcción, como acción, debe ser precisa. Quizás por eso buscamos la exactitud que la resume: la geometría. Con ella el confort se convierte en lo que es estrictamente necesario. Algo que, al lado del mar, se muestra como mezcla de uso, textura y resistencia.

Todas la zonas de paseo se construyen con un único elemento prefabricado de hormigón de 1.22 cm de ancho y 15 cm de espesor. Mediante pequeñas modificaciones en sus extremos se consiguen 7 tipos básicos que responden a diferentes funciones: protección en tramos de paseo volado (inclinación máxima), barrera frente a vehículos en límites de vial y aparcamiento, rampa para acceso practicable, protección de referencia en línea de escollera (inclinación suave), mayor espesor (pecho) en frentes de ola...

En fábrica se estudia la construcción del encofrado metálico para permitir un gran número de puestas y su máximo aprovechamiento en las variaciones del tipo. Las formas de anclaje de las piezas terminadas en obra dependen del tipo de terreno o elemento en el que se apoyan: elástico en muros, bulonado en micropilotes sobre escollera, prolongación recta sobre zapata o contrapesado mediante banco de hormigón en miradores y zonas con vuelos de hasta 7 metros.

 


 

 1. Imposta granito 80x60x40cm /  2. Muro mampostería existente / 3. Adoquín granito gris Mondariz 12x12x12 acabado flameado / 3a. Adoquín blanco 12x12x12cm / 4. Mortero de cemento-arena 1:6 3cm  / 5. Solera de hormigón HM25 15cm  / 6. Conducto fecales D:400mm / 7. Conducto pluviales D:315mm / 8. Hormigón de limpieza / 9. Arena / 10. Grava / 11. Zahorra artificial / 12. Abastecimiento de agua D:180mm / 12b. Abastecimiento de agua D:90mm / 13. Mampostería concertada de granito / 14. Muro HA30 / 15. Zuncho apoyo de hormigón visto / 16. Prefabricado de hormigón / 17. Apoyo de neopreno anclado sobre mortero de nivelación / 18. Pavimento de hormigón vibrado / 19. Macadam e:20cm  / 20. Pedraplén / 21. Canal de drenaje horizontal y rejilla de fundición  / 22. Junta de dilatación / 23. Explanada existente / 24. Tubo acero galvanizado esmaltado D:45mm / 25. Tubo acero inoxidable AISI316 D:20mm

 

Se trata de un tipo de obra en el que los arquitectos, tanto en el proceso de cálculo y diseño de los detalles, como en la ejecución de las soluciones constructivas, han debido entenderse y trabajar con técnicos de la administración, contrata y empresas suministradoras, especializados en un tipo de obra civil que, en este caso, debía ser compartida por otros usos, principalmente los de encuentro y disfrute de los ciudadanos.

En la memoria de la intervención están los muros y los muelles de piedra, plataformas inclinadas, verticales y horizontales, planas, lisas, sufridas y rozadas por los barcos. En la creación de nuevos espacios y usos está la utilización de un elemento y sistema constructivo contemporáneo, el prefabricado de hormigón, pieza-espacio y superficie-línea.

 

 


Ficha técnica

Superficie de intervención:                                                                13.710 m2

Explanada Forjado:                                                                           1.700 m2

Pavimentación Muelle Existente (hormigón):                                     1.470 m2

Explanada Dársena:                                                                          2.800 m2

Accesos y espacios de relación (adoquín/losa granito):                    4.900 m2

Mirador de pescadores (Prefabricado 1):                                               80 m2

Paseo Sur Elevado (Prefabricado 2,3):                                              1.000 m2

Paseo Sur Escollera (Prefabricado 4,5):                                            1.150 m2

Peatonal Borde Explanada (Prefabricado 6):                                       600 m2

Longitud Paseo:                                                                                   710 m

Longitudes Prefabricados:                                                 Entre 4 y 13.50 m

Fecha Proyecto / Terminación

Mayo 2005/ Enero 2009

Promotor

Portos de Galicia/Xunta de Galicia/Unión Europea

Arquitectos / Directores de obra

Juan Creus / Covadonga Carrasco

Colaboradores CREUSeCARRASCOarquitectos

Francisco Rosell / Felipe Riola / Roi Feijoo / Belén Salgado

Alexandre Antunes / Bárbara Mesquita / Laura Coladas

Estructura

TEMHA

José A. González / Jesús Corbal

Ingenieros / Directores de Obra

Juan A. Rodríguez / Antonio Martín

Empresa constructora

OYS Noroeste

Ángel Charlón (jefe de obra) / Antonio Freire

Presupuesto total                                                                  2.843.239,43 €

Costo/m2                                                                                        207,38 €/m²

Superficie construida                                                                 13.710 m²

Nota Legal
Créditos
Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio
E.T.S. de Arquitectura de Madrid Avenida Juan de Herrera 4 - 28040, Madrid - urban-e.arquitectura@upm.es
Directora: María A. Leboreiro Amaro
Consejo de redacción: Agustin Hernández Aja, José Fariña Tojo, Fernando Roch Peña, Carmen de Andrés, María Cifuentes Ochoa, José Mª Ezquiaga Domínguez, Isabel González, Ramón López de Lucio, Llanos Masía, Javier Ruiz Sánchez
Secretaria: Elena García Casado

Edita:
Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio.
Escuela Técnica Superior de Arquitectura
Universidad Politécnica de Madrid
Avda. Juan de Herrera, 4
28040 Madrid

Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores y son de exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales.Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse, o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial
Diseño: Desoños.
Traducción: Interlingua Traduccións S.L.
ISSN: 2174-646X
Copyright (2010): urban-e
Cerrar Ventana [x]
Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: xxxxxx
Dirección: xxxxxxxxxxx MADRID
Teléfono: 91 xxxxxxxxxxxx
C.I.F: xxxxxxxxxxxxxxx
Datos registrales: Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, tomo xxxxxxxx, folio xxxxxxxx, hoja M-xxxxxxxx. Inscripción 1ª

Protección de Datos
xxxxxx te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a xxxxxxxxx, o bien, mediante correo electrónico a: urban-e.arquitectura@upm.es
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* Nombre / Name:
* E-mail:
Profesión / Profession:
Sitio web / Web site:


Dirección / Address:
Ciudad / Location:
* C Postal / ZIP Code:
Pais / Country:


Declaro que he leído y acepto la política de protección de datos



 Protección de Datos
xxxxxx te informa de que los datos personales  que nos proporciones serán incorporados  en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al  objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones,  consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente  formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado  y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999,  de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de  diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o  modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que  éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te  informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso,  rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a xxxxxxxxx, o bien, mediante  correo electrónico a: urban-e.arquitectura@upm.es
Cerrar Ventana [x]