Volver al inicio     
Reordenación del borde litoral en la Ensenada del Orzán _ paseodelosbarrios

 

 

EL PASEO MARÍTIMO HOY


 
  Figura 1. La materialización del presente paseo concluye en el diseño de una vía perimetral rodada de excesiva presencia y propicia para circular a importante velocidad.  

Al  enfrentarse a un análisis del borde marítimo norte de la ciudad, pronto se intuye que el deseo de actuación y reforma no puede consistir simplemente en la definición de una barandilla, de un pavimento, ni en la simple elección de un determinado mobiliario urbano. Eso es lo de menos.

A lo largo de la historia, los bordes marítimos que no han estado vinculados a actividades portuarias se han visto relegados a un estado de abandono y a una escasa ordenación.

El proyecto de este borde, realizado durante la última década del siglo pasado, se produce de manera poco integrada ya que se pretende que la población se conecte y participe de una nueva fachada marítima; sin embargo la materialización concluye en la inclusión de una vía perimetral rodada de excesiva presencia y propicia para circular a alta velocidad. Una desafortunada barrera física que se interpondrá entre los barrios en contacto con el borde marítimo y el acceso al mar.

A la par, el diseño de la sección transversal  reduce de manera importante el trasiego peatonal del lado de la ciudad, con aceras mínimas y poco accesibles, totalmente impropias de un paseo de tal entidad y relevancia urbana. Las nuevas necesidades, especialmente la ciclista, también se ven interrumpidas a la altura del acuario Finisterrae por mor de la ubicación de un cuestionable tranvía con fines turísticos.

 

 

     
 
      
  Figura 2. Los barrios que limitan con el paseo. Su regeneración y revitalización. El esparcimiento, la comunicación y el encuentro de sus habitantes.

IDEAS, INTENCIONES, OBJETIVOS

¿Qué quiere ser el futuro paseo marítimo? una cuestión primordial

Funcionalmente un borde marítimo no puede ser un simple paseo peatonal. En él se deben realizar una multiplicidad armónica de funciones y se debe poner en relieve  la representatividad del mismo a escala de ciudad. Por lo tanto el correcto y equilibrado funcionamiento de esta pieza, tanto a corto como a medio plazo, es uno de los mayores retos a cumplir.

El conjunto no debe ser entendido como algo ajeno a la ciudad sino como un organismo territorial vivo y en equilibrio con la  trama urbana con la que limita.

La relación entre esta línea marítima y los barrios debe ponerse en valor y debe potenciarse la utilidad y función que debe tener para los barrios y sus ciudadanos: el esparcimiento, la comunicación y el encuentro.

 

Percibir el mar

Disfrutar el mar, contemplarlo, acceder a él desde la roca o la arena. En la actualidad, desde el punto de vista funcional y constructivo, la existencia de una discutible barandilla y otros elementos irrumpen, con su desproporcionada presencia, en la percepción directa del mar y crean una barrera que se debe difuminar disipando límites.

 

 

 

 
 
 
  Figura 3. La existencia de la actual barandilla dificulta la visión del mar creando una barrera.  

El tráfico peatonal debe ser el protagonista

Se hará hincapié en que el tráfico peatonal es realmente el que debe colonizar el entorno, apostando por que, con el paso de los años, el tráfico rodado se difumine en una sección donde el peatón, la bicicleta y el transporte público vaya captando el protagonismo robado por un viario poco delicado en diseño y uso. Una sección de paseo, equilibrada y con mayor superficie peatonal, será una de las mayores apuestas en la actuación.

 

Modifiquemos el carácter del tráfico rodado

Dada la configuración de movilidad urbana, se planteará  un tráfico rodado. Sin embargo éste deberá ser controlado en densidad y velocidad; con la confianza en un impulso cada vez más decidido hacia la peatonalización de un número importante de ciertas calles interiores a la ciudad (Pescadería, Orzán y Ensanche). Se pretenderá que, dada la configuración y tamaño de la ciudad, el tráfico rodado disminuya paulatinamente en pos de una ciudadmás amable, colectiva y armónica.


  
Una importante aportación. La búsqueda de cotas intermedias

Ante la topografía, el diseño del actual paseo crea desproporcionados desniveles en el lado este (playa del Matadero y playa de las Amorosas). Intercalando zonas intermedias entre la cota del mar y superior del paseo, y apoyadas en áreas pedregosas y muros existentes, establecerían nuevos lugares de esparcimiento, ampliando la capacidad y multiplicidad de actividades. Sería una gran oportunidad urbana.

 

Figura 4. Intercalando zonas intermedias entre la cota del mar y superior del paseo, y apoyadas en áreas pedregosas, establecerían nuevos lugares de esparcimiento y oportunidad.

 

Ofrecer la opción de un metro ligero

Un metro ligero tal y como se ha planteado hasta este momento es del todo inútil y anecdótico. La propuesta quiere poner el actual carácter en tela de juicio y por eso propone una crítica sobre el recorrido actual. Se reconsiderará el trazado con el fin de crear un verdadero transporte colectivo que dé un eficaz servicio a la ciudad y sus habitantes. Si las administraciones así lo decidieren, el nuevo trazado podrá formar parte de una futura red urbana de transporte colectivo.

 

Un eficaz carril bici. Imprescindible

Se debe plantear un carril bici que continúe aquel que desaparece a la altura del Acuario Finisterrae y que conecte con el existente en el Obelisco Milenium. Se creará una eficaz senda ciclista a lo largo de la costa de la ciudad, con el propósito final de introducirse de manera amable e integrada en un futuro trazado ciclista para toda la ciudad.

 

Imagen homogénea, representativa y emblemática

Naturalmente también es vital  el valor emblemático que un elemento de esta entidad debe tener en la vida urbana. Frente a una visión fragmentada y heterogénea, se debe plantear una imagen que, aunque adaptable a cada situación, represente homogeneidad y una representatividad hacia la ciudad y hacia el exterior.

 

 Figura 5. En el paseo actual es muy patente la heterogeneidad y adición de elementos paulatinos sin criterio aparente.

 

Materiales atractivos pero resistentes y duraderos

El borde coruñés es pedregoso. Es una gran línea de roca batida por las fuertes y violentas corrientes atlánticas. La coraza de Riazor y los grandes muros de los arenales son testigos de ello. Ante un creciente deterioro y una imagen de actual descuido, la elección de nuevos sistemas constructivos y materiales adecuados, redundará en un menor mantenimiento y en una mayor durabilidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 6. Los daños causados por los temporales que azotan la costa coruñesa son habituales por la mala solución actual de borde.

 

 

LA PROPUESTA
 
Los protagonistas principales son los barrios.
 
Un elemento vital es la puesta en valor de los barrios coruñeses. Aquellos que limitan con el borde (Monte Alto, Orzán, Pescadería, el Ensanche, Ciudad Jardín, San Roque- Labañou…). Sus calles y plazas tienen una vida propia y característica que busca una salida al mar desembocando en el frente marítimo. El diseño del actual paseo, con una vía perimetral rodada de excesiva capacidad y propicia para circular a excesiva velocidad, crea una barrera física.

Se propone la prolongación de las calles de los distintos barrios que se encuentran perpendicularmente al borde.  Serán como los ríos que quieren desembocar en busca del mar o los “dedos” que, dejando huella, consiguen establecer una costura homogénea entre los trazados y la tangencialidad lineal de la costa. Resultarán así nuevos espacios transversales pero vinculados, dualmente, a la ciudad y al paseo marítimo. Novedosos espacios de relación y actividad donde sucederán y se generará vida urbana. Al mismo tiempo este nuevo sistema se valdrá de sutiles artimañas para el control y dominio sobre el tráfico rodado.

 

 Figura 7. Planta general de la propuesta
Figura 8. Reinterprentado lo existente se recreará un tema; una referencia. La roca conectará el pasado y futuro y nos dará la formalización del nuevo proyecto del borde marítimo...

 

Una línea argumental. Lo pétreo y tectónico

Como hemos comentado anteriormente, el borde coruñés es pedregoso. Es una gran línea de roca batida por fuertes y violentas corrientes atlánticas. Tanto la coraza de Riazor como los grandes muros de los arenales y otros elementos pétreos, son la muestra de la elección de una actitud potente y decidida de resistencia y resguardo ante los embates indomables del mar.

  
   
  Figura 9. Planos pétreos y de buena cantería crearán zonas de estancia potenciando la experiencia y relación al borde del mar.  

Reinterprentado lo existente se recreará un tema; una línea argumental. La roca natural y  artificial (hormigón) conectará el pasado y futuro y nos dará la formalización del nuevo proyecto del borde marítimo.

En el pasado, muchas actuaciones han continuado esta línea y, a la par de otros criterios, es en ellos en los que esta propuesta se quiere apoyar. No se buscan elementos ajenos sino un lenguaje y una formalización en relación con el entorno, la topografía y la dureza del mar integrando y dando una imagen coherente y homogénea.

La coraza de Riazor y los grandes muros pétreos se elevan a modo de fortaleza y mirador del horizonte. Luchan constantemente contra el mar. Por el contrario, en la parte oeste del paseo, la roca emana a pié de orilla posibilitando el acceso al mar a pie de una manera singular y alejada del concepto de las costas de arena fina al estilo de playas levantinas.

Potenciemos las posibilidades del disfrute de este carácter pétreo. Se propone la ubicación de planos pétreos anclados a la roca. Planos horizontales que crean zonas de estancia convirtiendo lo existente en generador y posibilitando que cada uno de nosotros encuentre su lugar único y personal al borde del mar.

 

        
  
  Figura 10. Ambito de plataforma única y ámbito de plataforma a dos cotas  

 

 

Dos ámbitos distintos pero dos ámbitos homogéneos

Se establecerán dos zonas diferenciadas pero con caracteres homogéneos y una línea argumental común: lo tectónico y lo pétreo.

Zona de plataforma única: Redundando en la idea de conjunto, de costura y transición entre el borde y la ciudad, huyendo de jerarquizar la sección y buscando una imagen urbana singular y característica, tanto el frente marítimo situado entre la Domus y la iglesia de Las Esclavas y las franjas prolongación de la malla urbana, se materializarán mediante  plataforma única a modo de plano pétreo homogéno y limpio redundando en la idea de conjunto, de costura y transición entre el borde y la ciudad, creando una convivencia a misma cota entre tràfico rodado, bicicleta y peatón.

 

Una sección tipo adecuada. Coexistencia entre distintos tráficos

El diseño de la sección y la ubicación adecuada y eficaz de los distintos flujos es una tarea vital. Una sección de paseo equilibrada y con mayor superficie peatonal es una de las mayores apuestas en la actuación.

 

El peatón será el protagonista

El tráfico peatonal es el que debe colonizar el entorno. La apuesta de futuro consiste en que, con el paso de los años, el tráfico rodado se difumine hasta unos niveles adecuados. Se apuesta  por una sección donde el peatón, la bicicleta y el transporte público vayan captando el protagonismo robado por un viario actual poco delicado en diseño y uso.

Se planteará  la creación de un esquema de peatonalización de calles adyacentes al paseo, para conseguir paulatinamente la pérdida de presencia de un tráfico rodado excesivo para el tamaño de la ciudad y conseguir así más superficie peatonal.

 

Figura 11. El tráfico peatonal colonizará paulatinamente el entorno. Se pondrá en valor, de una vez por todas, el tan infrautilizado tráfico peatonal del lado de la ciudad

 

Muy importante. Un nuevo paseo peatonal a la orilla de la ciudad

El actual diseño de la sección transversal reduce a la mínima expresión el trasiego peatonal del lado de la ciudad, con aceras mínimas y poco accesibles, totalmente impropias de un paseo de tal entidad y relevancia urbana.

Se creará un recorrido peatonal adecuado a ambos lados del tráfico rodado, poniendo en valor el paseo peatonal no sólo del lado del mar, sino también del de la ciudad; de sus soportales y edificios públicos y locales de hostelería. Se buscará una nueva zona de relación para activar y regenerar la hostelería y el comercio.

 

 

 

Nuevos elementos clave de referencia. LOS NODOS DE ACTIVIDAD

 

     
   
 

Figuras 12, 13 y 14. Se plantea la estrategia de espacios transversales vinculados a la par a la ciudad y al paseo marítimo en los que se generará vida urbana y que, al mismo tiempo, servirán para el control y dominio sobre el tráfico rodado.

 

Emerge una de las estrategias clave de la propuesta, buscando una firme conexión entre la malla urbana y el borde marítimo. Se realizará la prolongación de las principales calles que se encuentran perpendicularmente con el borde creando así nodos de actividad.

Serán como los ríos que quieren desembocar en busca del mar o los “dedos” que, dejando huella, consiguen establecer una costura homogénea entre los trazados y la tangencialidad lineal de la costa. Resultarán así nuevos espacios transversales pero vinculados tanto a la ciudad como al paseo marítimo. Novedosos espacios de relación  y actividad inexistentes en la actualidad y que se generarán vida urbana. Al mismo tiempo el nuevo sistema ejerce de control sobre el tráfico rodado.

 


 

Adecuación del tráfico rodado existente

Se aceptará  un tráfico rodado perimetral ya que en estos momentos resulta imprescindible. Sin embargo éste deberá ser controlado en densidad y velocidad, con la confianza en un impulso cada vez más decidido hacia la peatonalización de un número importante de calles interiores a la ciudad (Pescadería, Orzán y Ensanche). Se pretende que, dada la configuración y tamaño de la ciudad con el transcurso de los años, el tráfico rodado disminuya paulatinamente en pos de una ciudad más amable, colectiva y armónica. Mediante la creación de los nodos de actividad se establecerán cambios de pavimento y estrategias urbanas que  profundicen y adecúen un control y dominio sobre el tráfico rodado.

 

Metro ligero sí, metro ligero no. La propuesta será compatible con lo que finalmente se decida

Como se ha indicado previamente un metro ligero, tal y como se ha planteado hasta este momento, es  inútil y anecdótico. La propuesta quiere poner el actual carácter en tela de juicio y por eso propone la crítica de la ubicación del recorrido. 

Se propone la posibilidad de un futuro metro entre la fuente de los surfistas y el estadio de Riazor del lado de la ciudad, con el fin de crear un verdadero transporte colectivo que dé un eficaz servicio y que pueda llegar a formar parte de una adecuada red de transporte colectivo. Si las administraciones finalmente decidiesen no decantarse por este sistema de transporte, la sección de calle no se vería afectada; todo lo contrario. La zona pasaría a ser colonizada por el peatón ampliando así la superficie para el ciudadano a pié o en bicicleta.

 

Figura 15. Si las administraciones finalmente decidiesen no decantarse por este sistema de transporte la zona reservada para el mismo pasaría a ser colonizada por el peatón.

 

Naturalmente, un buen carril bici para la ciudad

Se plantea un carril bici que continúe aquel que desaparece a la altura del Acuario Finisterrae y que conecte con el actualmente existente en el Obelisco Milenium creando una eficaz senda ciclista a lo largo de la costa de la ciudad y con el propósito final de introducirse de manera amable e integradora en un futuro trazado urbano y eficaz.

 

 

 

 

  
                                                                                 Figura 16

Una importante aportación de borde. La búsqueda de cotas intermedias

Ante la topografía, el diseño del actual paseo crea desproporcionados desniveles en el lado este, derivando en zonas poco planificadas y descuidadas en su diseño. Se propone Intercalar zonas intermedias entre la cota del mar y la superior del paseo en la playa del Matadero y de las Amorosas, apoyadas en áreas pedregosas y muros existentes. Así se establecerán nuevos lugares de esparcimiento al resguardo de las olas del mar, ampliando la capacidad y multiplicidad de actividades (caminar, estar, y tomar el sol a modo de playa seca). Ello redundará además en una imagen más cuidada y homogénea.

 


Imagen representativa y emblemática reconocible
 
Como hemos comentado anteriormente, el borde coruñés es pedregoso. Es una gran línea de roca batida por fuertes y violentas corrientes atlánticas. Tanto la coraza de Riazor como los grandes muros de los arenales y otros elementos pétreos, son testigos de ello.

Reinterprentado lo existente se recreará un tema; una referencia. La roca natural y  artificial (hormigón) conectará el pasado y futuro y nos dará la formalización del nuevo proyecto del borde marítimo. En el pasado, muchas actuaciones han continuado esta línea y, a la par de otros criterios, es en ellos en los que esta propuesta se quiere apoyar. No se buscan elementos ajenos sino un lenguaje y una formalización en relación con el entorno, la topografía y la dureza del mar integrando y dando una imagen coherente y homogénea.

La coraza de Riazor y los grandes muros pétreos se elevan a modo de fortaleza y mirador del horizonte. Luchan constantemente contra el mar. Por el contrario, en la parte oeste del paseo, la roca emana a pié de orilla posibilitando el acceso al mar a pie de una manera singular y alejada del concepto de las costas de arena fina al estilo de playas levantinas. Potenciemos las posibilidades del disfrute de este carácter pétreo, convirtiendo lo existente en generador y posibilitando que cada uno de nosotros encuentre su lugar único y personal al borde del mar.

Ante un creciente deterioro y una imagen de actual descuido, la elección de nuevos sistemas constructivos y materiales adecuados, redundará en un menor mantenimiento y en una mayor durabilidad.

 

Figura 17. Lo tectónico, presente en todo el ámbito desde el comienzo de los tiempos, dará la sutil línea argumental del nuevo proyecto del borde marítimo pero con una reinterpretación: la introducción de la piedra artificial.

 

Construcción. Estética, unidad, representatividad y durabilidad

Frente a la visión fragmentada y heterogénea actual se debe plantear una imagen que, aunque adaptable a cada situación, represente una imagen homogénea y representativa hacia la ciudad y el exterior.

Lo tectónico, presente en todo el ámbito desde el comienzo de los tiempos, dará la sutil línea argumental del nuevo proyecto del borde marítimo pero con una reinterpretación: la introducción de la piedra artificial (el hormigón armado coloreado) como material principal. Por economía, eficacia y velocidad de ejecución, se propone la creación de prefabricados de hormigón que, a modo de bandejas, se posen sobre la superficie creando un plano limpio y rotundo formando suelo, asiento y borde físico (peto y barandilla). A la par, la convivencia del nuevo material con elementos superficiales de piedra natural ligarán la trabazón con el material originario de la costa coruñesa. El uso de materiales de características resistentes y fácil ejecución redundará en un menor mantenimiento, menor coste económico y en una mayor durabilidad.

 

Ordenanza de fachadas para una fachada litoral

Tan importante como la actuación en superficie y su estricta funcionalidad y belleza, es la búsqueda de identidad y unidad estética de la fachada atlántica. Se propondrá una ambiciosa ordenanza de fachadas que posibilite poco a poco una regeneración de la imagen tan heterogénea y descuidada como la actual. Ha llegado la hora de plantear una estética armoniosa y homogénea que identifique a la costa coruñesa para con sus ciudadanos y hacia el exterior.

 

Reutilización sostenibilidad y eficiencia energética

Con el fin del aprovechamiento de elementos existentes, se propone la reutilización de mobiliario urbano y otros elementos en puntos singulares del recorrido. Se ubicarán de manera original creando un reclamo a modo de escultura. Por ejemplo se propone la colocación de los bancos prefabricados del actual paseo situándolos de manera repetitiva y seriada en espacios como el mirador de la torre de Hércules a la altura de San Roque o en el graderío próximo al andén de Riazor.

También, al tratarse de un ámbito con una gran superficie, se planteará la captación del agua de lluvia mediante sumideros y aljibe de pluviales para su utilización en el riego de zonas verdes de la propia zona y de las próximas. Asimismo se planteará una iluminación nocturna racional y de bajo consumo.

 

Fases de construcción
          
Siendo manifiesta la complejidad y extensión de la actuación, se establecerían distintas y paulatinas fases y subfases de construcción. La primera de ellas podría ser la correspondiente a la de la plataforma única (entre Esclavas y la Domus), ya que posee un mayor deterioro y limita con las céntricas playas de Riazor y del Orzán así como con la ciudad más consolidada y representativa. Más adelante se continuaría la reforma del total del borde marítimo.

Nota Legal
Créditos
Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio
E.T.S. de Arquitectura de Madrid Avenida Juan de Herrera 4 - 28040, Madrid - urban-e.arquitectura@upm.es
Directora: María A. Leboreiro Amaro
Consejo de redacción: Agustin Hernández Aja, José Fariña Tojo, Fernando Roch Peña, Carmen de Andrés, María Cifuentes Ochoa, José Mª Ezquiaga Domínguez, Isabel González, Ramón López de Lucio, Llanos Masía, Javier Ruiz Sánchez
Secretaria: Elena García Casado

Edita:
Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio.
Escuela Técnica Superior de Arquitectura
Universidad Politécnica de Madrid
Avda. Juan de Herrera, 4
28040 Madrid

Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores y son de exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales.Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse, o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial
Diseño: Desoños.
Traducción: Interlingua Traduccións S.L.
ISSN: 2174-646X
Copyright (2010): urban-e
Cerrar Ventana [x]
Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: xxxxxx
Dirección: xxxxxxxxxxx MADRID
Teléfono: 91 xxxxxxxxxxxx
C.I.F: xxxxxxxxxxxxxxx
Datos registrales: Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, tomo xxxxxxxx, folio xxxxxxxx, hoja M-xxxxxxxx. Inscripción 1ª

Protección de Datos
xxxxxx te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a xxxxxxxxx, o bien, mediante correo electrónico a: urban-e.arquitectura@upm.es
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* Nombre / Name:
* E-mail:
Profesión / Profession:
Sitio web / Web site:


Dirección / Address:
Ciudad / Location:
* C Postal / ZIP Code:
Pais / Country:


Declaro que he leído y acepto la política de protección de datos



 Protección de Datos
xxxxxx te informa de que los datos personales  que nos proporciones serán incorporados  en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al  objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones,  consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente  formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado  y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999,  de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de  diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o  modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que  éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te  informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso,  rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a xxxxxxxxx, o bien, mediante  correo electrónico a: urban-e.arquitectura@upm.es
Cerrar Ventana [x]